te juro escribir te escribí

.
Buenos Aires a  los veintiún días  de junio del 2019


Te escribí
o creo
haber visto tu sonrisa
melancólica
leyendo.
Tu silencio no sería
silencio
si no es en relación con esas cartas.
Te desespera esa distancia,
yo sé,
de milímiteros,
cuando los labios se buscan
me alejo,
espero que me digas.
Te llamé
y no estabas,
te llamé y estabas
en reunión,
en off,
te deje en el contestador,
en minitel,
CD.
Vi tu rostro de ángel desterrado
de toda fiesta,
el cuerpo también miente.
Tus ojos entrecerrados,
la boca a punto de decir
esperá,
no es el momento de alejarte.
Paso los dedos con saliva,
las uñas por la espalda,
como una descarga eléctrica paso
el cuerpo contra tu cuerpo
contra la pared.
Camino hasta la puerta,
giro y te veo
las palmas hacia arriba
entregándote a una ley
más fuerte que el sentido.
Ese vacío de un segundo,
un centímetro,
lo suficiente.
No hay presencia que conjure,
no hay fusión
que colme lo que es
completamente
soledad.
Todo placer es virtual,
objeto por sí mismo
distante
del cuerpo que se vive
como fuera
del cuerpo que desea.
Todo vale
sólo por comprobar
que más
y más adentro
es más el desamparo.
Y aunque digas así,
deforme tu sonrisa la humedad.
No sé qué murmurás,
tu aliento me quema
el oído,
una ráfaga de lucidez
te vuelve indescifrable.
Yo quería un romance
inolvidable,
buscar noticias de tu pueblo
en los diarios,
nevó
se hundió un pesquero
frente al muelle.
Quería escribir cartas.
Y aunque miremos
como si fuéramos nosotros el video
que vimos en un cuarto de hotel,
uno lejos del otro
tocándose
mientras el otro pasa
los dedos por la boca
como quien dice se hace agua,
tragar,
atragantar,
llename.
Desde lejos acaricio
la ilusión de postergar
la indiferencia
posterior.
Sudor, disolución
de la frontera que es uno.
Rodeame, apretá,
rodamos
y el piso era madera áspera.
Alcohol
que vaya derramando entre las
piernas
hasta olvidar para qué entramos
en esa habitación
Esperá
las gotas con la lengua
como un reloj de sal,
un plazo más agónico
por su morosidad.
Esa acritud de las axilas
que marca la escena con su olor
como quien dice se trata de animales
y goza de pensarlo.
Se enreda,
me enredo entre tus piernas
o en tu cuello,
nos desmembramos,
rearmamos en el techo espejado
una medusa,
algo resbala, siempre
algo se escapa.
Te ato
y tu caricia permanece,
ángel mío,
no se te hace justicia.
Te vendo los ojos,
no sabés por dónde
vendrá el ataque,
la caricia,
tenés escalofríos, gemís,
decís que ya no soportás
ni siquiera acabar.
Es poco
lo que queda
en pocas horas, al día siguiente
te vas mientras yo duermo.
Te escribí
a mano incluso,
con la otra mano me tocaba,
impregnaba el papel con ese olor
que ahora es tuyo, digo,
pero no es cierto.
Tengo la propiedad
de imaginarte
en cualquier situación.
Tengo grabados tus gestos,
tu voz,
los puedo insertar,
interactuar.
Pero no sé qué pensás
ahora,
si tomás café en la mañana,
si alguien duerme con vos.
No conozco tu cama,
tu mesa,
si está ante una ventana.
No conozco tu puerta, por ejemplo
abrís
y allí estoy
o el cartero.
No sabés quién soy,
sólo eso,
Unabomber,
un relámpago,
un flash.
Ese instante
en que rugimos o gritamos,
gemimos.
No hay forma de olvidar
la distancia de un cuerpo
a otro,
del otro al universo
prometido,
una luz que se fragmenta
en su espectro
al estallar el cuarzo.
Tus ojos en blanco
Mientras decís así,
así
matame.
Matame.



Susana Villalba




. Susana Villalba . Buenos Aires. Argentina .1956
... Imagen .  Laura Makabresku








.

disolverse

.
Buenos Aires a los diecisiete días de junio del 2019


Me pedís que te ate el pelo.
Con el inicio del viento y los álamos
balanceándose cerca del muelle
decís “haceme un peinado”.

Tomo tu cabello como a un racimo de uvas.
Como a uvas de una naturaleza muerta
entre seguir mirando y atacar
hundo mis dedos en tu pelo,
lo envuelvo con mis manos.

Ahora queda libre tu nuca
y tu columna vertebral
es el camino de una gota.
Hasta disolverse, esa gota de agua
recorrerá tu espalda.

Es un descenso que estremece.
Entonces suelto tu pelo y te abrazo quién sabe
si por primera o por última vez.




Verónica Yattah



.  Verónica Yattah . Buenos Aires . Argentina . 1987
... Imagen . Larry Towell . Ann Sleeping in Tent








.

girará

 .
Buenos Aires a los diecisiete días de junio del 2019

Ningún hombre vendrá a buscar sus vestigios entre mis cosas.

Se han mudado a otras casas,
lejos de aquí,
a otras ciudades
todas las mujeres que he sido.

En la maceta que da a la ventana
hay oculta una llave
con que abrir la puerta.

Pero en vano girará
y en vano entrará.
Sólo paredes blancas.

Y un extraño alivio
en el aire.


María Belén Aguirre





. María Belén Aguirre .Tucumán. Argentina .1977
......  Imagen . Gloria Paletale







.

por ti

.
Buenos Aires a los diecisiete   días de junio del 2019


Yo morí por ti,
pero tú fuiste mi vida

Tú caminaste conmigo,
tú cantaste en mí
Allí donde caminaba por las calles,
tú caminaste conmigo
tú cantaste en mí,
tú abriste la ventana de la mañana
a los gorriones enamorados en los álamos
Cuando la noche se repetía,
cuando la noche no terminó,
abriste tú la ventana de la mañana
a los enamorados gorriones sobre los álamos

Tú viniste a nuestra calle con tus luces
Con tus luces viniste
cuando los niños se fueron,
las flores de los acacios dormían,
y yo estaba sola frente al espejo
Viniste con tus luces.

Tú regalaste tus manos
Tú regalaste tus ojos
Tú regalaste tu bondad
Y cuando estaba hambrienta
regalaste tú tu vida
Tú eras igual de generoso como la luz

Tú recogiste tulipanes y arreglaste mi pelo
Cuando mi pelo reventó de desnudez,
recogiste tulipanes
Cuando ya no tenía nada que decir
apretaste tu rostro con la angustia de mi pecho
Tú apretaste tu rostro
con la angustia de mi pecho
y escuchaste mi sangre que circulaba tintineando,
y mi amor que llorando murió

Tu escuchaste, pero no viniste


Forough Farrokhzad



. Forough Farrokhzad . Teherán . Irán . Teherán . 1935 .1967
  Versión . Nazanín Amirian
.... Imagen . Lisa Troyanovskaya






.

sabes ¿?

 .
Buenos Aires a  los nueve días de  junio del 2019



Sabes,
a veces
la velocidad nos tumba,
vuelve la lámpara a la cama,
alumbra los gestos
los despliega
y la erupción
irrumpe
y baja la lava por los cuerpos,
dilatada.

Es tiempo,
-alguien susurra-
tiempo que llega
y flota,
detrás de la marea,
contra toda solidez.

La ciencia no sabe cómo.

No hay quien pueda meter el amor en un frasco
y germinarlo como a una plantita desolada
nace increado
y nos instaura
un incómodo deseo
de permanecer
por siglos
en estado de coma.

Cuando sucede
sólo los caballos lo ven venir
y lo anuncian
huyendo en estampida.

Tu,
que no eres caballo
deja nomás que te cabalguen

a nadie le hace daño
destrozarse
debajo de las patas del amor



María Casiraghi



. María Casiraghi . Buenos Aires . Argentina . 1977
... Imagen .  Alessio Albi





.

veo veo CXIV (bruno barbey)

.
Buenos Aires a los nueve días de junio del 2019


Portugal

.

otra mirada CCCXXIV (manuel domínguez)

.
Buenos Aires a los nueve días de junio del 2019
the death of Seneca
resurrection of Jairo's daughter




.

pétalos en rama

.
Buenos Aires al segundo día  de junio del 2019
No hay más que la memoria, maravilla sin igual, horror sin semejanza. Hace mucho que me entregué a las sombras. Y no me contenta mi destino sombrío, mi destino asombrado. Me han asolado, me han agostado. Libérame de ti pues te amo y no estás. No me hables. No te apostes en mis rincones preferidos. Estás aquí. Me deliras. Me cortas las cintas de colores que me aliaban a las niñas que fui. Me abandonas loca furiosa, comiendo sombras furiosamente, girando convulsa con las manos espantadas, revolcándome en tu huida hasta los atroces orgasmos y gritos de bestia asesinada. Pero te amo. A ti te asumo, ante ti sin pasado ni relojes ni sonidos. Sucia y susurrante, leve, ingrávida, llena de sangre y de sustancias sexuales, húmeda, mojada, reventando de calor, de sangre que pide. Me dañas la columna vertebral, tantos días despeñada sobre tu cuerpo imaginado. Me dañas la cabeza que di contra las paredes porque no sabía qué hacer salvo esto: que debía golpearme y castigarme ya que tú no venías.
Con tu sonrisa de paraíso exactamente situado en el tiempo y en el espacio. Con tus ojos que sonríen antes que tus labios. En tus ojos encuentro mi persona súbitamente reconstruida. En tus ojos se acumulan mis fragmentos que se unen apenas me miras. En tus ojos vivo una vida de aire puro, de respiración fiel. En tus ojos no necesito del conocimiento, no necesito del lenguaje. En tus ojos me siento y sonrío y hay una niña azul en el jardín de un castillo. Ahora que no estás me atrae la caída, la mierda, lo abyecto, lo denigrante. Salgo a la calle y siento la suciedad, la ruina. Entro en los bares más siniestros y tomo un vino como sangre coagulada, como menstruación, y me rodean brujas negras, perros sarnosos, viejos mutilados y jóvenes putos de ambos sexos. Yo bebo y me miro en el espejo lleno de mierda de moscas. Después no me veo más. Después hablo en no sé cuál idioma. Hablo con estos desechos que no me echan, ellos me aceptan, me incorporan, me reconocen. Recito poemas. Discuto cuestiones inverosímiles. Acaricio a los perros y me chupo las manos. Sonrío a los mutilados. Me dejo tocar, palpar, manos en mi cuerpo adolescente que tanto te gustaba por ser ceñido y firme y suave. La lisura de tu vientre, tus caderas de efebo solar, tu cintura hecha a la medida de mis manos cerrándose, tus pechos de niña salvaje que los deja desnudos aun cuando llueve, tu sexo y tus gritos rítmicos, que deshacían la ciudad y me llevaban a una selva musical en donde todo confabulaba para que los cuerpos se reconozcan y se amen con sonidos de leves tambores incesantes. Esas noches en que hacíamos el amor debajo de las grandes palabras que perdían su sentido, porque no había más que nuestros cuerpos rítmicos y esenciales. Y ahora llueve y tengo náuseas y vomito casi todo el día y siempre que hay un olor espantoso en la calle, un olor a paquete olvidado, a muerto olvidado. Y tengo miedo. Eso quería decir: que no estás y tengo miedo.



Alejandra Pizarnik



.. Alejandra Pizarnik . Buenos Aires . Argentina . 1936 .1972
....Imagen Barbara Von Rosengarten







.

ahora

.
Buenos Aires a los  treinta y un días de mayo del 2019


Ahora que la luz empieza a irse antes
como si todo fuese una cinta
que se mueve tan de a poco,
ahora que el anochecer se adelanta
se mete en el cuerpo y vuelve el impulso
automático de cerrar un poco las ventanas
de acomodar los libros sobre la mesa
porque es el fin del verano y no da igual
que las hojas se abran con la brisa
que se arqueen las tapas y muestren
los círculos del vaso transpirado que apoyamos
como los círculos de pasto quemado
que dejan los ovnis en el patio de atrás
de las casas de provincia.
Ahora que quiero dormir,
que pienso en sopa mientras trabajo todavía
ante a la misma ventana en la que ayer era el verano
y las golondrinas surfeaban el aire
y volvían a desbarrancarse y a aguantar
la respiración hasta emerger
otra vez
a la marea de esa fiesta.
Aunque ahora trabajo y me miento,
me digo que no estoy mirando alrededor
que no tiendo a las ventanas, que estoy tranquilo
me digo, que trabajo, que no miro de reojo,
que no las busco apenado cuando voy al cuarto
y paso por el ventanal del pasillo
en el momento en que una peripecia casual e imprevista
-ver volar a un aguilucho en el cielo de Constitución-
me detiene frente al vidrio y quedo
mirando al pájaro que se pierde
y estas ventanas abren todo lo que tienen de cielo
frente a mí,
para mí,
vacío,
lleno de congoja,
busco en el almanaque, pienso en fechas
que es pronto, que no puede ser
que falta para que tiren de la cinta
y para nosotros quede del lado gris.
Entonces me pierdo en los retazos de este día:
cuando salí me asombraron los manchones
de hojas sobre la vereda, pero me distraje
me entretuve como siempre, escuché canciones
pensé en todo lo que no pasó, en lo que pudiera,
y me distraje como siempre y había sido feliz
sin que me diera cuenta
y ahora deben estar
velocidad crucero rumbo al Norte
porque no las veo, porque tal vez se fueron,
porque deben de haberse ido adentro del verano
todo el verano en el que fui feliz por los pájaros
y me distraje. Me distraje.


Julián López



. Julián López . Buenos Aires . Argentina . 1965
... Imagen . Francesco Frizzera








.

entre

 .
Buenos Aires a los treinta y un días de  mayo del 2019



entre el amor
y el vocabulario del amor
corre un boulevard
más largo que el crepúsculo

fuck
y encima
como en una pesadilla
lo que debía suceder
sucede

digamos que regresa
lo que no habrá ocurrido

la misma desnudez
tus besos
como una serie negra

no es fácil
en la ciudad dañina

hay que saltar las olas por abajo
o bien
sentirse sola como un perro
y no morir

se necesita mucha noche
para entender la noche

la ciudad colecciona
recuerdos imposibles


María Negroni





. María  Negroni. Rosario . Argentina . 1951
.   Imagen . Mery Maglionico







.

el viento

.
Buenos Aires a los veinticuatro días de mayo del 2019


El viento viene de polos opuestos
y viaja despacio.
Ella se vuelve hacia el aire profundo.
Él camina por las nubes.

Ella se alista,
se sacude el cabello,
se arregla los ojos,
sonríe.

El sol calienta sus dientes,
la punta de su lengua los humedece.
Él se sacude el polvo de su traje
y se endereza la corbata.

Él fuma.
Pronto se conocerán.
El viento los acerca cada vez más.
Ellos se saludan.

Más cerca, cada vez más cerca.
Se abrazan.
Ella tiende una cama.
Él se quita los pantalones.

Se casan
y tienen un hijo.
El viento se los lleva
en direcciones distintas.

El viento es fuerte, piensa él
y se endereza la corbata.
Me gusta este viento, dice ella
y se pone el vestido.

El viento se abre en un soplido.
El viento es todo para ellos.



Mark Strand




. Mark Strand . Summerside. Cánada . 1934 - Nueva York . EEUU. 2014
  Versión . Juan Carlos Galeano
... Imagen . Sebastián Cvitanic





.

momentos

.
Buenos Aires a los veintidós días de mayo del 2019


El cielo es curvo y cierto de humedad
cielo de confesiones incumplidas.

Es en vano llenar de gestos nuevos los huecos de la
tarde, adorar cada día un reflejo distinto, andar
cazando vida muy lejos de la orilla del corazón.
El amor envejece
y es tu voz que precipita el desasosiego del atardecer.

Esto eres tú todavía, todavía tu intento insostenible,
todavía tu rostro, la gran dulzura desesperada.
Mi soledad saqueda por amigos sonrientes, ahoga por
momentos su eterno descubrir.

Y de mí triunfa siempre la nostalgia, esa ardiente
insegura.

En el colmo del tiempo volveré a dedicarme a tu mirada.
El amor rozará muchas veces el borde de mi noche.
No te destruirá.




Elizabeth Azcona Cranwell



.Elizabeth Azcona Cranwell . Buenos Aires. Argentina . 1933 .2004
... Imagen .   Nishe 







.

confieso

.
Buenos Aires a los veintidós  días de mayo  del 2019


Confieso que le he robado el alma al corazón de Cristo,
que maté a una flor por la espalda
y le disparé a la cigüeña.
Confieso
que me comí todas las manzanas
y que suspiro tres veces
al encenderse la luna.
Que le mentí a la inocencia
y golpeé a la ternura.
Confieso que he deseado a mis prójimos
y que tengo pensamientos impuros
con un santito.
Confieso que me vendí por dinero.
Que no soy yo
y que he pecado de pensamiento,
palabra y omisión
y confieso, que no me arrepiento.



Roxana Miranda Rupailaf



. Roxana Miranda Rupailaf . Chile . 1982
... Imagen . Laura Makabresku






.

no me vale

.
Buenos Aires a los veintidós   días de mayo del 2019
Yo no quiero dolores a medias,
tampoco amores a medida,
no quiero relaciones esdrújula
con acento prosódico en el antepenúltimo beso.
Quiero morreos en braille
sobre tus labios de hoja perenne,
dolores de ciprés maorí,
gritos de amor en mi Babilonia ramera.

No quiero punto final en la primera despedida, donde acordemos
pacíficamente que esta es tu libertad y esta la mía, sin arrancarme yo
las entrañas o regalarme tú tus libros.
Quiero antologías cuando nos asustemos del primer poema.

No me es suficiente el amor convencional,
detesto a los que regalan flores,
(yo pintaría jardines de Versalles sobre los parajes de tu coño)
Te quiero puta, salvaje, viva y libre.

A mi no me vale el querer a risa,
yo quiero un amor a carcajada;
no me vale el calor de la llama,
yo quiero la candela que me funde las capas de platino en la hoguera
de tus bragas.

Todo o nada:
la mazmorra del fracaso
o el partenón de tus pezones.
Todo contigo
nada sin ti.



Miguel Gane




. Miguel Gane  - Rumania . 1993
... Fotograma . Bridget Jone’s Diary. Sharon Maguire . 2001






.

los lagos y las fuentes

.
Buenos Aires a  los   vientidos días de mayo del 2019


La mujer arrastra el quimono de amapolas
por un bosque de bambú.
Aprieta contra su pecho el metal
que brilla con los últimos rayos.
No lo esconde.

Es un pájaro de labios dorados
que se desplaza en silencio
y las flores que caen de los cerezos
en un patio lejano
hacen más ruido
que sus pies desnudos sobre las rocas.

Atardece en los lagos y las fuentes
que se espejan y adormecen.
Tierra, mujer y puñal entienden.
Entre las amapolas
casi no se nota la sangre.




Washington Atencio




. Washington Atencio . Lucas González . Entre Ríos . Argentina . 1986
....  Imagen  . Katia Chausheva 






.

sabina

.
Buenos Aires a los veintidós  días de mayo del 2019

Ella es de las que prefieren los versos
antes de saber cómo se besa.
Ella es la que baila escuchando Sabina por las noches,
la que se queda hasta las tantas despierta
porque no hay nadie que le diga
un ‘te quiero’
de esos
que convierten todas las madrugadas
en amaneceres de Luna.
Ella no quiere cargar con las maletas del olvido,
prefiere decirle a la vida que pare,
que ella se baja aquí.
Y yo,
por ella,
haría lo mismo;
Bebería para no recordar,
bailaría Sabina por las noches,
soñaría con sus hombros.
Y cuando por fin
nos hayamos acercado,
sólo le podría decir:
‘No te preocupes,
no volverás a pasar frío ninguna noche,
de eso
me encargo
yo"



Omar Fonollosa





. Omar Fonollosa . San Mateo de Gállego . Zaragoza . España . 2000
.... Imagen .  Marat Safin





.

al filo


 .
Buenos Aires a los dieciocho días de mayo del 2019

Sigo esta partitura
de violentos latidos,
inaudible,
esta alocada médula
escandida por dentro,
canto sin música,
sin labios.
Canto.
Puedo cantar
en medio del más cauto,
atroz silencio.
Puedo, lo descubro,
en medio de mi estrépito,
parecer una callada playa
sin sonidos,
que atiende, suspensa,
el grito permitido de un pájaro
que llama a amor
al filo de la tarde.


Ida Vitale




. Ida Vitale . Montevideo . Uruguay . 1923
.. Imagen . Moekite









.



otra mirada CCCXXIII (roberto ferri)

.
Buenos Aires a los dieciocho días  de mayo del 2019
tomba lacrimata
narcissus
sonno di rugiada





.

medianoche

.
Buenos Aires a los dieciocho días de mayo del 2019

Recuerdo mi casamiento, realizado remotamente; allá en los albores del tiempo.
Mi madre y mis hermanas se iban por los corredores. Y los viejos murciélagos
–testigos de las nupcias de mis padres- salieron de entre las telarañas, a fumar,
descreídos, sus pipas.
Todo el día surgió humo de la casa; pero, no vino nadie; sólo al atardecer empezaron a acudir animalejos e increíbles parientes, de las más profundas chacras;
muchos de los cuales sólo conocíamos de nombre; pero, que habían oído la
señal; algunos con todo el cuerpo cubierto de vello, no necesitaron vestirse, y,
caminaban a trechos en cuatro patas. Traían canastillas de hongos de colores:
verdes, rojos, dorados, plateados, de un luminoso amarillo, unos crudos; otros,
apenas asados o confitados.
El ceremonial exigía que todas las mujeres se velasen – sólo les asomaban los ojos,
y parecían iguales-; y que yo saliera desnuda, allá bajo las extrañas miradas.
Después, sobre nuestras cabezas, nuestros platos, empezaron a pasar carnes
chisporroteantes y loco vino. Pero, bajo tierra, la banda de tamboriles, de topos
ciegos, seguía sordamente.
A la medianoche, fui a la habitación principal.
Antes de subir al coche, me puse el mantón de las mujeres casadas. Los parientes dormían, deliraban. Como no había novio me besé yo misma, mis propias
manos.
Y partí hacia el sur




Marosa di Giorgio



 . Marosa  di Giorgio  . Salto . Uruguay. 1932 - Montevideo . Uruguay . 2004
... Imagen . Regan Brantley






.

perforando

.
Buenos Aires a los dieciocho   días de mayo del 2019


Pronto van a ser
tres años de tu muerte
y todavía no la acepto.

Quise colgar tu retrato en la pared
y no pude.

Volví a guardarlo.

El clavo quedó allí
sosteniendo tu ausencia.



Estela Figueroa




. Estela Figueroa . Santa Fe . Argentina . 1946
.... Imagen . Isa Marcelli




.

veo veo CXIII (josé ramón ais)

.

Buenos Aires  a los dieciocho días de mayo del 2019
pintoresco nº8
alegría en el jardín

berza 2



.

compañero

 .
Buenos Aires a los dieciocho  días de  mayo del 2019

Lo mismo ocurre con un perro, con una pantera o con una cigarra. Leda decía: “Ya no soy libre para suicidarme
desde que me he comprado un cisne”.

La muerte es un sacramento del que sólo son dignos los más puros: muchos hombres se deshacen,
pero pocos hombres mueren.

No puede construirse una felicidad sino sobre los cimientos de una desesperación. Creo que voy a ponerme a construir.
Que no se acuse a nadie de mi vida.

No soporté bien la felicidad. Falta de costumbre. En tus brazos, lo único que yo podía hacer era morir.
Existe un plan general para el universo. Sólo salimos en los momentos sublimes.

En el avión, cerca de ti, ya no le tengo miedo al peligro. Uno sólo muere cuando está solo.
Existe entre nosotros algo mejor que un amor: una complicidad.


Marguerite Yourcenar



. Marguerite Yourcenar Bruselas . Bélgica .1903. Mount Desert Island. Estados Unidos .1987
  Versión Silvia Barón Supervielle
... Imagen . Lisa Troyanovskaya






.

cortometraje

.
Buenos Aires a los cinco días de mayo del 2019
Beso todos los días una foto que ya no entiendo.
A veces mi lengua desgasta tus ojos.
A veces tu cabeza desaparece por completo
y entra en mi cuerpo como tinta venenosa.

Es un ritual doloroso besarla con sabor a otros labios.
Morderla con el dolor de otros dientes.
Palparla cuando estoy tan sola.

Pero he decidido imponerme este castigo,
aun sabiendo que ya no vale de nada,
porque encuentro en nuestras miradas frías
el resguardo que mi pecho necesita.



Luna Miguel


. Luna Miguel . Alcalá de Henares. España . 1990
.... Fotograma . American Honey . Andrea Arnold .2016






.

con otros ojos

.
Buenos Aires a los cinco  días de abril del 2019

Cosas que le escribo a mi novia muerta
hace mucho que tu fantasma camina por delante mío
sabés
todavía odio a dios
tengo tu esmalte negro guardado
quisiera volver a pintarte las uñas
sueño con hijitos pelirrojos cada tanto
el año que viene vuelvo a tu tierra y no sé
si no me quedo a vivir de homeless allá
después de vos, el amor se volvió una obligación
no hace falta que me tironees las sábanas en la noche
mi carne está dónde estaba mi piel
y vos sabés que carne y piel no son lo mismo
a veces me cruzo con vos en otros ojos
nada grave no te enojes
cuántas horas son 12 años?



Maximiliano Spreaf



. Maximiliano Spreaf . Buenos Aires. Argentina . 1975
... Fotograma . Matheus Augusto





.

detrás del pacífico

.
Buenos Aires a los cinco días de  mayo  del 2019
¡La mancha del amor
se extiende sobre el mundo!
¡Amarilla, amarilla, amarilla
roe las hojas,
unta con azafrán
las cornígeras ramas que se inclinan
pesadamente
contra un liso cielo púrpura!
No hay luz,
sólo una espesa mancha de miel
que gotea de hoja en hoja
y de rama en rama
desluciendo los colores
del mundo entero;


¡tú allá lejos
bajo el rojo zumo del oeste!



Alberto Girri




Alberto Girri . Buenos Aires . Argentina . 1919 . 1991
... Imagen .  Raven ☾






.

lloviznando

.
Buenos Aires a los cinco días de mayo del 2019


Mata su luz un fuego abandonado.
Sube su canto un pájaro enamorado.
Tantas criaturas ávidas en mi silencio
y esta pequeña lluvia que me acompaña


Alejandra Pizarnik




.. Alejandra Pizarnik . Buenos Aires . Argentina . 1936 .1972
... Imagen . Barbara Anne Von Rosengarten






.

lo que sea

 .
Buenos Aires a los cinco días  de mayo del 2019 

Sentada es como si bebiera largos tragos de playa,
pócimas de tonterías y me cortase las uñas,
sin compañía. Es un cuento más, una residencia
cara. Piso el suelo con bocados de ansiedad
y me lleno de reliquias el cuerpo, salgo
asustando. Repito en larguísimo silencio
abulias y taconeo deslizándome sin prisa
por las avenidas buscando un no sé qué, aquello
que no se nombra porque no se sabe y acapara
gran parte del día ponerme bajo una sombra.
La que sea, a estas alturas elijo la que sea.


Concha García



. Concha García . Córdoba . España . 1956
... Imagen . Marta Bevacqua






.

save it, pretty mama

.
Buenos Aires  a los quince  días de  abril  del 2019
Sálvalo, mamita,
Sálvame tantas noches de naufragio,
Salva tu blusa azul (era en enero, en Roma)
Sálvalo todo, o salva lo que puedas.
Esto se viene abajo, pretty mama,
Sálvalo del olvido, no permitas
Que se llueva la casa, que se borre
La trattoria de Giovanni,
Corre por mí por ti, sálvalo ahora,
Te estás yendo y los pájaros se mueren,
Me voy de ti te vas de mí, no hay tiempo,
Sálvalo pretty mama,
La voz de Satchmo y ese grito
Que te sumía en lo más hondo del amor,
Save it all for me,
Save it all for you,
Save it all for us.

Aunque no salves nada, sálvalo mamita.


Julio Cortázar


. Julio Cortázar. Bruselas . Bélgica  1914 - París . Francia . 1984
... Imagen . Audrey Gagnaire





.


morire

 .
Buenos Aires a los quince  días de abril del 2019

Como pasa en muchas relaciones
había llegado un momento
de querer irnos a morir juntos.
Decíamos

¿a vos dónde te gustaría morir?
A mí me gustaría morir en Almagro
y a mí en una casa que tenga jardín.

Imaginamos
qué lindo irse a morir en la montaña
largar todo
irnos a morir en el campo.

Unos amigos que están muriendo en Las Toninas
nos decían ¿Por qué no se vienen a morir a acá?
¿Pero y en dónde va a morir tu perro?
¿Y en dónde va a morir tu gato?

Al final pensamos que lo mejor
era que cada uno siguiera muriéndose
en el departamento que alquilaba.


Alejandro Berón



. Alejandro Berón . Buenos Aires . Argentina . 1981
... Fotograma . Jealousy . 2013 . Philippe Garrel






.

esas promesas

.
Buenos Aires a los quince días de abril de 2019



No metas la lengua en los termiteros
No duermas de espaldas a una luciérnaga
Deja de propina un billete de lotería a las nubes sin dueño
Cuenta tu truco a las manzanas mordidas que abandonaste en prisión
Desata los nudos de las horcas y de los árboles
Ciérrale el paso a los enterradores
Saluda a los caballos y a las lluvias lavanderas de helechos
No recuerdes los mármoles albinos ni el terciopelo blanco
Las equivocaciones jamás se equivocan
Huye del aliento de los pantanos y de los fotógrafos con gafas de goma
Quítale el jersey de rombos a los fuegos artificiales
Desnúdate si ya has jugado demasiado tiempo a estar vestida
Belleza, cabeza de chorlito, mantén tu promesa.




Juan Carlos Mestre




  . Juan Carlos Mestre . León . España . 1957
.  .. Imagen . Sophie Fontaine







.

rizoma

.
Buenos Aires al octavo día de abril del 2019

Yo, niño pájaro,
el origen de la fuerza y de la envidia, de la certeza cruel
y de las llaves,
soporto a medias esta soledad.

Yo, que nunca he despegado,
encuentro en la altura una forma de refugio
de la que no participo.

Yo, que nunca he dormido,
describo versos y ciudades bajo el edredón. Pienso
en dios con un hacha
cada vez que me desnudo ante esos hombres.
Hipócrita como soy
no merezco el cielo de la boca. No merezco
paisaje azul; ni gris tampoco.

Yo, niño pájaro,
el origen de la fuerza y de la envidia, de la certeza cruel
y de las llaves,
soporto a medias esta soledad.

Yo, que nunca he despegado,
encuentro en la altura una forma de refugio
de la que no participo.

No he luchado nunca por quedarme.
Solo he deseado volar
en mil pedazos.


Cristian Alcaraz



. Cristian Alcaraz . Málaga. España . 1990
... Imagen . Agustín Galeano.







.

alguna vez


.
Buenos Aires a los siete días de abril del 2019


Simplemente no soy de este mundo. Yo habito con frenesí la luna. No tengo miedo de morir; tengo miedo de esta tierra ajena, agresiva. No puedo pensar en cosas concretas; no me interesan. Yo no sé hablar como todos. Mis palabras son extrañas y vienen de lejos, de donde no es, de los encuentros con nadie. ¿Qué haré cuando me sumerja en mis fantásticos sueños y no pueda ascender? Porque alguna vez va a tener que suceder. Me iré y no sabré volver. Es más, no sabré siquiera que hay un “saber volver”. 


Alejandra Pizarnik




. Alejandra Pizarnik . Buenos Aires . Argentina . 1936 .1972
... Imagen . Grete Ulman Kant






.

ctrl + alt + supr

 .
Buenos Aires a los  siete días de abril del 2019


Yo tenía una vida
antes de internet
no era mejor ni peor
que ésta
era una vida antes de internet
en lugar de esperar un mail
esperaba un llamado
en lugar de quedar por mensaje de texto
hablábamos la noche anterior
y no tenía manera de avisarte que
iba a llegar quince minutos tarde
siempre se me hace tarde
es sabido que llego tarde igual.
¿Habré llegado tarde también
a la vida después de internet?
En la vida antes de internet
era tan ansiosa como ahora
pero en vez de gastar el F5
como si fuera el botón de Lost
fumaba o leía algo para la facultad
o quedaba con alguna amiga
para ir al cine Savoy
me acicalaba un rato largo
en el baño de al lado de mi cuarto
en la casa de mis papás
tenía, además, el pelo largo
no hay ningún mensaje nuevo
en la bandeja de entrada
es como “La voz humana”
pero por Internet.
No importa si el teléfono suena:
es mi mamá, alguno de mis hermanos,
tal vez un primo o un ejecutivo de cuentas de Fibertel
que tiene una promoción para ofrecerme.
tengo 441 amigos en Facebook,
vos no tenés Facebook,
me dejan comentarios
y yo les dejo comentarios
y a veces de madrugada
me encuentro viendo fotos
de personas que no conozco,
algunas en sus viajes por el mundo
otras, recién casadas
otras, no sé.
Te quedaste en los 90
es que ahí por un rato
nos sentimos bien
nadie escribió la novela de mi generación
tal vez porque mi generación ya no tenga novelas
tendrá nouvelles o cuentos en antologías que me aburren
qué me importa
yo quiero que me llames
y que me invites a salir
si es al cine mejor
el gato de la casa de Perú
ése sí que no me daba miedo
me daba miedo cruzar el pasillito
para llegar al baño
en invierno también me daba frío.
Nuestros encuentros tienen
la frecuencia y la duración
de los eclipses,
¿te conté que tengo un blog?
www.pajaritoscantan.blogspot.com



Belén Iannuzzi




.. Belén Iannuzzi . Buenos Aires . Argentina . 1979
.... Imagen .    Marat Safin






.

antes del lunes

.
Buenos Aires a los  siete  días de abril del 2019


Porque el agua se me fuga
y yo -pura sed-
soy un zahorí que remata sus varas.
Porque las palabras regresan de un viejo abuso
y ya no tienen fuerzas para escalar los labios.

Tendré que invocar una caída
en el umbral mismo del verbo
con la fe de todas las manzanas.

Saltar muy dentro, libre
al fondo de las cosas,
deshabitar la memoria,
su ciudadela adoquinada, su lacre,
los arquetipos rotos en las esquinas
ofreciéndome su cuerpo.

Dejar de buscar advientos en el pan de ayer,
las migas con que solía despilfarrar el hambre,
sacudir las cortezas que ya ni pueden recordar
su savia.

Porque no bastará con la poesía;
habrá que tener -además-
los huesos livianos de los pájaros.


Laura Giordani




. Laura Giordani . Córdoba. Argentina . 1964
....  Imagen . Alice Lemarin







.

aguada

.
Buenos Aires al   quinto día de abril del 2019


ella respira en la membrana
de un tambor remojado en la garganta
desde la piel de cueros costurados
hasta la aguada de los teros
lejos

a veces
cuando pienso las alturas
soy un cóndor que se arroja contra el frío
arrancándose las alas en el filo de los pinos

y los volcanes se hacen llamas en los dedos
y me truenan los potros torturados en las
venas

y esta voz
que es ceniza en los labios
pretende ser cascada en el desierto

desde la sangre caer mi llanto
gritar
hasta el abismo del silencio


Liliana Ancalao





. Liliana Ancalao .Comodoro Rivadavia .  Argentina .1961
..... Fotograma .  Pájaros de Verano . Ciro Guerra . Cristina Gallego . Colombia . 2018







.

no recuerdo

.
Buenos Aires al  cuarto día de abril del 2019


Casi no me acuerdo del
calor que desprendía tu piel,
siempre causa de incendio
y lo bien que me venía
para los pies fríos.
Casi no me acuerdo de las
notas encontradas que
sacaban una sonrisa de paseo.
Casi no me acuerdo de los viajes
planeados desde la cama
hacia algún lugar lejano,
pero sabiendo que la cama
era nuestro lugar en el mundo
y que ya no teníamos
que seguir buscándolo.
Casi no me acuerdo del sonido
de tu risa y del acorde
que formaba con la mía.
Tampoco me acuerdo casi
de tus besos ni de la aspereza
de tu barba acariciándome lento.
Ya no me acuerdo.
Casi.



Teresa Mateo



. Teresa Mateo . Murcia . España . 1984
...Imagen . Ferdinando Scianna








.

palabras

 .
Buenos Aires  al cuarto día    de abril del 2019


 Tú me llamas, amor, yo cojo un taxi,
cruzo la desmedida realidad
de febrero por verte,
el mundo transitorio que me ofrece
un asiento de atrás,
su refugiada bóveda de sueños,
luces intermitentes como conversaciones,
letreros encendidos en la brisa,
que no son el destino,
pero que están escritos encima de nosotros.

Ya sé que tus palabras no tendrán
ese tono lujoso, que los aires
inquietos de tu pelo
guardarán la nostalgia artificial
del sótano sin luz donde me esperas,
y que, por fin, mañana
al despertarte,
entre olvidos a medias y detalles
sacados de contexto,
tendrás piedad o miedo de ti misma,
vergüenza o dignidad, incertidumbre
y acaso el lujurioso malestar,
el golpe que nos dejan
las historias contadas una noche de insomnio.

Pero también sabemos que sería
peor y más costoso
llevárselas a casa, no esconder su cadáver
en el humo de un bar.

Yo vengo sin idiomas desde mi soledad,
y sin idiomas voy hacia la tuya.
No hay nada que decir,
pero supongo
que hablaremos desnudos sobre esto,
algo después, quitándole importancia,
avivando los ritmos del pasado,
las cosas que están lejos
y que ya no nos duelen.



Luis García Montero





.   Luis García  Montero . Granada . España .  1958
...  Imagen .  Leo Berne






.

somewhere

.
Buenos Aires al tercer día de abril del 2019


Es la infatuación:
el amor al amor,
el odio al odio,
vuelven las cosas opacas
y las palabas flacas,
ilusión que no hace sombra.

El amor solo y el odio claramente
vuelven las cosas transparentes
pero con sombra propia
y las palabras fibrosas
no son copia de la cosa
donde encarna el yo.

Te amo y odio,
sí y no,
y desde hace tantos años
que el daño está claro:
somos yo y yo y vos.

Sentarse y aprender el dos.


Mirta Rosenberg






. Mirta Rosenberg . Rosario . Argentina . 1951
... Imagen . Sara Byme 








.

mousike CLXIII (amy winehouse )


.
Buenos Aires al tercer día de abril del 2019


Hay días y días
para escuchar   ciertas rolas.



I'll use that star to write "I love you"
A thousand times across the sky




.

todavía

.
Buenos Aires al tercer  día de abril del 2019

antes 
era dueña
de los jazmines 
mis ojos
se incendiaban entre
espíritus de turmalinas

 no  alcanzaba 
el  tiempo  para amarte

todo  al mango
las ventanas abiertas
la primavera ahí
en  el centro del estómago
ahora enciendo  lámparas
para ver las alas secretas
de las polillas

me muero  de 
extrañarte  

hace días
uso la misma
camisa   XL
bailo sola 
ordeno papeles
de pronto tu poema
cae al piso
mientras llueve afuera
me doy cuenta 
que  sigo queriéndote
como si fuera antes.



MEzcurra




. Imagen . Christopher Mongeau







.

cristal

.
Buenos Aires a los dos días de abril del 2019




¿será esta pared donde se estrelló mi rostro
lo más lejos que puedo llegar?

hoy posa un cuervo de plumas raídas en mi garganta
hoy espero ese cristal que se rompe en mi nombre
cuando no lo pronunciás.


Valentina Nicanoff



. Valentina Nicanoff . La Pampa . Argentina . 1989
... Imagen . Laura Makabresku








.

y también

.
Buenos Aires a los dos días de abril del 2019


Pienso que escribir
es como meterte en el mar:
primero el agua
está helada,
pero a medida que te metés
y permanecés
se va poniendo calentita.

Pienso que también
es una forma de pasar
sin mucho dolor
por este barro.

Y también pienso
que escribir
es hablar de amor
cuando se termina.



Silvina Giaganti




. Silvina Giaganti . Prov. de Buenos Aires . Argentina . 1976
... Imagen . Ja Shang Tang







.