como sea

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020


El verbo es amar
amar bien
amar mal
amar como sea
pero amar.
La clave es amar
y cuando todo duela
amar con mayor intensidad
y cuando todo se torne insoportable
amar el doble.


José Sbarra



. . José Sbarra . Buenos Aires . Argentina .   1950 .  1996
.... Imagen . Chris Steele-Perkins







.

mujer

.
Buenos Aires a los tantos días de  agosto del 2020

Hembra monstruosa
belleza repulsiva
gorgona medusa
Edith estatua salina
Artemis descabezada
Venus sanguinaria
defecto de la naturaleza
hombrecillo defectuoso mutilado
apóstata impura gentil
sucia infiel prostituta
bruja mala víbora mala bestia
egoísta mezquina hipócrita
maldita malvada neurótica
súcubo mal espíritu lamia
triste Perséfone estúpida
cabeza del crimen
arma del diablo
esperpento cíclope aberración
residuo Lilith clandestina
aprovechada furia sádica
mentirosa histrión arbitraria
pestilente ponzoña sicaria
inmunda Circe histérica
soberana peste
dardo del demonio
viciosa sibila Salomé
morbosa arisca corrupta
oculta indigna pérfida

mujer quimérica
diosa

te amo.




Txus García




. Txus García . Tarragona . España . 1974
... Imagen . Marion Cotillard . 2005.








.

invierno

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020


Estoy en el muelle
de una ciudad extranjera
sentado en un banco de madera.
Anochece y es invierno
el mar brilla más que el cielo
y no sé qué más decir
pues escribo esto en la libreta
por hacer algo
porque estás tratando de robarme una foto
y crees que no me he dado cuenta.
Es cálida mi bufanda.


Manuel Astur



. Manuel Astur .  Grado . España .  1980
.... Imagen . Jana Martish







.

gimnasta

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020




Y me ha dado la gana
de ser libre de condición
y de alarido
al medio de la calle
hurtado el cetro a la canalla
oficialmente constituida en mí
me hago presente

Me vierto en mi dominio
de lujoso desvarío virginal
Productores ufanos de quimeras
lánguidos sacristanes
me devoran

Me urjo a lo contrito
y me doy vale de fracaso
triunfalmente acosada
sin menoscabo de lo simple
me convierto en gimnasta
me doy de golpes en el pecho
me transformo en ventana

y me columpio




Paz Molina



. Paz Molina . Santiago . Chile . 1945
... Imagen . Karel Chladek










.

lunes

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020



Lame mi espalda.
Dedícame el tiempo de las arañas.
Pisa mis desmayados lunes.
No los quiero.
Sólo a ti, besándome con barba de dos noches.
Sólo a ti con tu mano en mis pestañas.

Cántame algo muy loco.
Como una canción infantil dónde salga un gato.
Me gustan.
Tanto como que arañes mis hombros con tus pelos
alambres de punta fina.

Lame mis rodillas.
No me dejes caer.
Hoy no. Maldito lunes de viento glacial.
Diez minutos dame.
Sólo diez minutos preciosos
y tú como un marinero intrépido en mis mares.

Eso es lo que necesito hoy
para que hoy sea otra cosa.
Una buena historia que contar
a nuestros nietos inventados

Eso quiero.

Ven a poblarme el vientre de saliva
y desmanes.
Que me importa un bledo este lunes. infierno
si te tengo entre mis muslos abiertos.

Lame el centro de todos los precipicios.
La laguna dónde se esconde la segunda
mujer que amé
un domingo.

Y ahora te digo,
mi magnífico compañero de vida y de almohada.
Ahora te digo que haces que todos
los lunes se mueran de rabia
porque ya no rompen la risa
no me matan.

Tú lames mis heridas
y encuentras tesoros escondidos
en lunares y sudores
que bebemos sobre sábanas
asombradas.

Asesino de mis lunes.trampa,
buen compañero de camino.
Lame mi espalda,
yo lameré tu corazón.
Sé que tú también los odias.
Tienes una pequeña colección de madrugones
con despertadores que explotan.
Yo también puedo con ellos.

Somos los guerreros que limpian
de maldad el calendario.
Y somos imbatibles.



Noelia Olmedo Cubí





. Noelia Olmedo Cubí . Barcelona . España . 1980
.. Imagen .  Maud  Chalard








.

otoñeando

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020


Otoño.  Que sea otoño.  Que sea otoño y que llueva.  Mucho.  Que haya leños ardiendo en un brasero. Y un gato.  Que haya un gato y que sea negro y que mire de amarillo y que se enrosque y que nos enseñe un poco a vivir.  Pero por sobre todas las cosas que sea otoño.  Que le falte un vidrio a la ventana.  Que entren por ese hueco la lluvia y el frío.  Que tengas ganas de besarme.  Muchas ganas. Que un hombre te espere en otra parte.  Que sea otra vez otoño.  Otoño y que llueva.  Y que no vayas. Que te quedes conmigo.  Que sea otoño otra vez y que te quedes.




José Sbarra




. José Sbarra . Buenos Aires . Argentina .  1950 . 1996
... Fotograma . Les amants du Pont-Neuf .  Leos Carax




.

aire

.
Buenos Aires a los tantos días de agosto  del 2020

Si el aire sale por mi boca
se me escapa
el alma. Si se me va
el alma por la boca, muero
madre, pero si
el aire queda, también muero,
ayudame a,
preciso
alma, aire


Irene Grus






. Irene Gruss . Buenos Aires . Argentina . 1950. 2018
.... Imagen . Katia Chausheva









.

otra

 .
Buenos Aires a los tantos días de agosto  del 2020

no se me para y sonrío
sin que te des cuenta
me preguntás qué pasa, me preguntás
si quiero y perdón:

no

no me gusta coger a la velocidad del vicio
no me gusta hacerlo sin amor aunque sé
que no debo admitirlo en voz alta
nuestro machismo nos devora también
a nosotros
ni hijos llorones ni poetas más tarde, hombres
que tiramos nuestros juguetes
que dejamos de visitar a las abuelas, que
olvidamos llorar cuando nos joden demasiado
y nos encerramos en los autos que tenemos que tener
en la fuerza que no tenemos.

fumamos sin parar, sin pensar
a quién queremos volver con cada pitada o mejor:
de quién escapamos
tan asustados, tan
insuficientes.

entonces no se me para, mi sangre está fría
muy fría, como sin enterarse
de toda tu dulzura

perdón

extraño a otra mujer, a una
que sigo buscando aún sabiendo que no va a volver, aún
sabiendo que no debo admitirlo
y sonrío




Adrian Agosta



 . Adrian Agosta . Buenos Aires . Argentina . 1994
....    Imagen . Kelby Reck









.

llamaré

.

Buenos Aires a los tantos días de agosto del 2020


las flores agudas que arden
 en los dedos bajo las curitas benignas

AP
Llamaré desierto al castillo que fuiste,
noche a tu voz y a tu rostro ausencia.
Cuando caigas en la tierra estéril
llamaré nada al rayo que te entrego.
Morir es un país que amas.

Viajo eternamente por tus caminos sombríos,
destruyo tu deseo, tu forma, tu memoria.
Soy tu enemigo y no tendré piedad.
Te llamaré guerra
tomándome contigo todas las libertades de la guerra
y tendré entre mis manos tu rostro marcado y oscuro
y en mi corazón ese país que ilumina la tormenta.


Yves Bonnefoy



Yves Bonnefoy  . Tours .  1923 -  París. 2016 . Francia
   Versión . Florence Baranger Bedel
... Imagen .  Anna O 




.

inseparables

 .
Buenos Aires  a los  tantos días de agosto del 2020



Propuso un trío al festejar su vuelta.
Puse de lujo vasos y vajilla,
rosas y lirios en la mesa grande,
blanco mantel de acanalados pájaros.

Llegó preciosa cuando vino el otro,
los dos entraron juntos en la casa,
uno inflamó las velas y visillos,
la otra llenó mi copa de ginebra.

Bebimos sin comer, los tres a un tiempo,
la mesa se cubrió de fuego y hojas,
mi amada me ofreció su pan mojado,
y yo comí de él. El pan sangraba.

El afecto nos hizo inseparables.


Isla Correyero




.   Isla Correyero. Cáceres.   España .   1957
... Imagen . Markn







.

te vi

 .
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Te vi muy poquito rato
pero supe que eras de esas
que te dan ganas de amasarle un pan los lunes
hacerle de desayuno tostadas con palta
y sacarle a pasear el perro los jueves por plaza Francia.
Después me confirmaron mi teoría
que estás hecha 100% de material enamorable.
Hay pequeños indicios que me hacen dar cuenta,
querer hablar con alguien para mí ya es un montón
pero si hace falta más
te hubiera cedido esa última empanada de roquefort
que quedaba en la bandeja
aunque por suerte había muchas
así que esto empieza bien
porque no se trata de ceder nada por nadie
sino de envolvernos en una mantita polar
cuando el mundo no sabe dar otra cosa que frío.

No sé si con la edad, el gusto se hace cada vez más difícil
o es que la gente hecha de material enamorable
está en peligro de extinción,
por las dudas no le avisemos a Greenpeace
porque te va a querer juntar con alguien
también hecho de material enamorable
y a mí nunca me tienen en cuenta para eso.

Yo soy 70% algodón, 30% de una cosa inflamable
que se enciende cuando te ve.
Por eso me gustaría que no desaprovechemos esta oportunidad,
y además porque el pan con semillitas me sale rico
y el único molde que tengo
es muy grande para una sola persona.




Verónica Peñaloza



. Verónica Peñaloza. Buenos Aires. Argentina . 1986
... Imagen . Mariam Sitchinava







.

vaciada

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

dispongo de esta casa,
de sus interferencias, de las interrupciones
que sus paredes generan en la luz

dispongo de esta casa
vacía
vaciada
como si en ella nunca hubieras habitado, como si en ella nunca

te hubiera permitido entrar


Claudia González Caparrós




. Claudia González Caparrós . Coruña . España . 1993
.....  Imagen . Ya.Tender







.

espasmos

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


No puedo tomar un avión
sufro de espasmos en el vuelo;
sufro de dios en la religión y
en la estación
del ruido al tren.

Pero puedo escuchar
soplar al viento
su silbido divino que
hurga en el polen
cuando decido ser
transparente en mi espacio.

Dibujar contornos de aire,
vaciar de hielo el agua hirviente o
en la desesperación, amanecer.




Valeria de Vito



. Valeria de Vito . Buenos Aires . Argentina . 1977
... Imagen . Mukti Echwantono







.

veoveo CXVIII ( jamie heiden )

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020




.

despojada

.
Buenos Aires a los tantos día de julio del 2020

Lavarás tu cuerpo poseída por la sombra. Al primer golpe de agua, la piel arrancará de tajo un nombre a la memoria. Querrás decir Leteo, canción del tenebroso, diamela, pero estarás muda de espanto. En la espera del que tañe mirlos en el aire, te descubrirás distinta a las demás hijas de Eva y hablarás por los desnudos.

Soy la que flota en el río, la despojada. Polvo de la madre extraída a su niña en trance.

La desnuda
dicen ellos
la bestia descarriada.

¿A qué tanto ropaje si en la piel se me calcina un nombre?
¿Para qué vestir de nube, aturquesada, si de arder me estoy muriendo?

Busco acordes en la niebla que apacigüen mi silencio. Me abandono en el lenguaje de las barcas. Del ciprés soñado por amantes solos nace una canción de cuna para las muchachas tristes.

En las ramas del almendro, madura el corazón del oboísta.



Daniela Camacho




. Daniela Camacho . Sinaloa . México . 1980
... Imagen . Bird.ee





.

tu nombre

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


Cuando te nombran,
me roban un poquito de tu nombre;
parece mentira,
que media docena de letras digan tanto.
Mi locura seria deshacer las murallas con tu nombre,
iría pintando todas las paredes,
no quedaría un pozo
sin que yo asomara
para decir tu nombre,
ni montaña de piedra
donde yo no gritara
enseñándole al eco
tus seis letras distintas.
Mi locura sería,
enseñar a las aves a cantarlo,
enseñar a los peces a beberlo,
enseñar a los hombres que no hay nada,
como volverme loca y repetir tu nombre.
Mi locura sería olvidarme de todo,
de las 22 letras restantes, de los números,
de los libros leídos, de los versos creados.
Saludar con tu nombre.
Pedir pan con tu nombre.
-Siempre dice lo mismo - dirían a mi paso, y yo, tan orgullosa, tan feliz, tan campante.
Y me iré al otro mundo con tu nombre en la boca,
a todas las preguntas responderé tu nombre
los jueces y los santos no van a entender nada
Dios me condenaría a decirlo sin parar para siempre.


Gloria Fuertes




. .  Gloria Fuertes . Madrid . España . 1917 . 1998
... Imagen . 美撒郭







.

mousike CLXXXIV (stan getz - joão gilberto )


.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

doralice, eu bem que lhe disse
amar é tolice, é bobagem, ilusão
eu prefiro viver tão sozinho
ao som do lamento do meu violão

.








.

el vuelo de pájaros

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Escucha cómo cae la lluvia,
como si no hubiera amor ahí
ni luz, nada más líquido, más sonoro,
como si sólo eso quedara,
sin amor sin tiempo
sólo mi mano que cierra casi todo,
tus párpados como a un muerto,
y de a una cada mano tuya, agua en los párpados,
yéndose de cada mano
como se va de una piedra o de un bosque,
sin apuro cae,
sin malicia, inunda lo que no debería,
escucha cómo cae
solamente,
como si nadie viviera ni me tocara ahora
o nunca me tocara
salvo lluvia
como si la fornicación fuese congoja pura,
un pájaro lúgubre,
escucha, escucha cómo cae
mi cabeza en el magma de tu axila,
sin amor, sin tiempo,
disonancia,
como si esto o lo otro
o lo de más allá
acabara siendo lluvia,
algo de placidez
o de borrasca,
como un náufrago que espera no la isla
sino la nada, como si no hubiera tiempo, amor,
y un pájaro lúgubre gritara la desesperación del mundo
lluvia sobre un techo de zinc,
y fuera eso,
lluvia que cae sobre un techo de zinc,
el mundo sin necesidad,
como un pájaro que pierde el vuelo y cae
extenuado, apenado de sí mismo,
sostuvo el cielo allá arriba
entre las alas, y ahora, no pienses,
escucha,
no, así no, por qué así,
escucha cómo cae la lluvia.



Abelardo Castillo



. Abelardo Castillo .  Buenos Aires . Argentina . 1935 . 2017
... Imagen . Antonio Ysursa








.

nictalopía

 .
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

 
Mi madre me enseñó que la mejor forma de pasar por la
vida era renunciando a la propiedad particular.
Ella me convenció de que podría transformar los balbuceos
en música de cámara, con mis zapatos.
Tus zapatos son mágicos, me dijo. Pierde uno y ganarás un marido.
Vende dos y ante ti se revolverán las semillas de tu reino.
Y yo susurraba: mi reino eterno. Junto a él.
Decidí que los compraría de colores para camuflar mi identidad,
sobrios si aspiro a desvelar mis secretos.
No tacones ni zapatos planos ni aerodinamismo; le quiero
suciamente. He descubierto que pasos-pequeños
conducen a una-mujer-seria-con-dos-rayas-absortas.

Descalza, de puntillas, vuelvo a tener diez años y a morirme
por dentro de tanta soledad.



Elena Medel



. Elena Medel . Córdoba . Argentina . 1985
... Imagen .   Antonio Merini






.
.

dejamos

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Dejamos un rastro de humedad en las paredes
en los marcos de las ventanas
dejamos los fregaderos atascados
papeles tapando los cristales
ratones muertos en el horno
dejamos cal en los espejos del baño
zanahorias podridas en la cocina
un sudor enfermo en los cerrojos de las puertas
ecos de horror rebotando en los techos
un olor a pesadilla por todas partes
un olor a gritos y a lágrimas derramados
sobre las quemaduras de la alfombra
sobre la grasa de los hornillos, la funda del colchón y
los marcos astillados de las puertas.

Dejamos nuestro amor aspirado vuelto pellejos
—nuestro amor de un mes de vida
con toda su muerte por delante—
flotando en una palangana blanca
en el lugar donde perdí el sentido.




Miriam Reyes


.. . .Miriam Reyes . Orense . España .  1974
. Imagen . Debora Vernagallo







.

mousike CLXXXIII (boris vian )

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

qué ganas de ir a paris
y ser un poco snob






.

mousike CLXXXII (benjamin clementine )

.
Buenos Aires a los tantos días de junio del 2020

yo no sé 
pero a mí su voz
me hace temblar.





.

sean

 .
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Sean, cuando abro los ojos, tus ojos,
sea un perfil que sea el tuyo,
sean,
todas las veces que la distancia llame
como sirena a los desesperados,
los movimientos que te dan a ser
cual si vinieras o si te alejaras,
impronunciable, al estilo del mar
y sea,
como la mar entonces,
tu roce en las cosas,
venga a mí el tu dolor
para que me hable, para que descanse y
sea en nos la palabra
como lo que en la niebla se acercaba
y es de la niebla que su
forma arranca: materia de fondo.



Daniel Freidemberg



 . Daniel Freidemberg .  Chaco  . Argentina .  1945
.. Imagen . Rico Reinhold







.

danzardanzar XX (sergei polunin )


.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

girar así
jugando  con el viento.



Sergei Polunin




.

pájaros

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


Vendrán los pájaros en fuga
en septiembre
cuando las hojas caen
y la tristeza se cuelga de las ramas
Seremos pasajeros
ligeros,
alados
Partiremos con ellos en el atardecer
Volaremos sin dudas, sin desencanto
Con la melancolía de tus ojos
Con el arrebato rabioso de nuestro sueño intacto
Volaremos ya sin el pesado fardo de la vida.


Rubén Ackerman




.  Rubén Ackerman . Caracas . Venezuela . 1954 . Cuenca . Ecuador. 2017
...  Imagen .  Masao Yamamoto








.

sin importar

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


Una vez quise ser hombre
para casarme con mi hermana
que ya lleva tres divorcios.
Para amar a mis amigas
que en cada relación mueren un poco.
Quise ser hombre
para fecundar sus vientres,
no de hijos, sino de poesía,
vino tinto, relojes parados,
unicornios azules.

Para decirle a Josefina
cuanto admiro su forma de entregarse.
Para escribirle a Rosi
esas cartas que no llegan nunca.
Llamar por teléfono a Pilar
que espera tantas tardes.
Llenar de caricias prolongadas
el espacio de Beatriz,
que vive sola
y le tiene miedo a los temblores.

Quise ser hombre,
para amarlas a todas y no sentir más
el frío de sus lágrimas en mi playera,
ni mirarlas apagarse,
ni presenciar sus funerales
en sus ataúdes de treinta años.

Quise ser hombre
para invitarlas a volar el periférico,
a bailar descalzas porque el América
le ganó al Guadalajara,
para llevarlas del brazo hasta una cama
donde no tengan que fingir orgasmos.

Pero soy mujer y, aunque puedo
compartir con ellas la poesía,
escribirles cartas,
llamarlas por teléfono,
llenarlas de caricias prolongadas,
volar el periférico,
bailar descalzas,
secar su llanto,
tocar su alma…

No es suficiente.
No les alcanza.

Porque, desde niñas, aprendieron
que los hombres son un premio al que hay que amar,
sin importar si ellos las aman.



Rosa María Roffiel




.Rosa María Roffiel . Veracruz .México . 1945
.... Imagen .   Julia Palacheva







.

corazón

.
Buenos Aires a los tantos día de julio del 2020

Tengo un corazón.
Una vez por lo menos lo tuve.
Mi corazón tiembla por cualquier cosa.
Cualquier cosa lo hace temblar,
una gota de lluvia basta, una débil brisa.
Este corazón es como una explanada, como el desierto
curtido por el sol.
Ah, hasta dónde las palabras habrán de llevarme.
Mis pensamientos han estado totalmente equivocados.
Este corazón iba a un lugar,
yo a otro.


Malú Arriola




. Malú Arriola . Santiago . Chile. 1967
... Imagen . Ryan Muirhead








.

mousike CLXXXI (maria callas)

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020








.

poema

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


¿Te acuerdas de cuando pediste un  deseo ?

Yo pido muchos deseos.

Cuando te mentí
sobre lo de la mariposa. Siempre me pregunté
qué pediste.

¿ Qué crees que pedí yo ?

No sé . Que volvería
que al final  de alguna manera estaríamos juntos.

Pedí lo que siempre  pido,
Pedí otro poema


Louise Glück




.  Louise  Glück . Nueva York . EEUU.   1943
   Versión Berta García Faet
... Imagen  . Eylül Aslan






.

fe


 .
Buenos Aires  a  los tantos días de julio del 2020

Fe es mi hermana revoleando
la ropa del marido por el balcón.
Fe son tortugas recién nacidas
arrastrándose al mar.
Fe somos mi padre y yo
sacándole fotos a las quinceañeras
en la municipalidad de Lanús.
Fe es el puente de Brooklyn.
Las camperas de cuero son fe.
Los edificios con pileta.
Los campos nevados.
Usar un aro solo
con forma de cruz
en la oreja derecha es fe.
Fe es mi otra hermana
dándole de comer al hijo.
Las máquinas de peluches son fe.
Fe son patinadores en la montaña.
Fe es un tema de George Michael.
Fe es un poster.
Es el disco que me regalaste.
Fe es el rimmel y los labios pintados de negro
a la madrugada.
Fe es una casa. Hacer una casa
para cuando llegue la lluvia es fe.
Fe son milanesas, osos pardos y un perro
que le aúlla a la luna enrojecida.
Fe es el ruido del tren
a lo lejos
las cotorras que vuelven cada año
también son fe.



Martín Vázquez Grillé





. Martín Vázquez Grillé  . Buenos Aires. Argentina . 1976
... Imagen . Chivexp








.


veo veo CXVII (issei suda )

.
Buenos Aires a los tantos día de julio del 2020

fragments of calm
katsurahama






.

otra mirada CCCXLVI (interiores )

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Raoul Dufy - Interior with open Windows
Frits Thaulow - Interior of Grini Farm
Alfred Broge . Morning Sunlight



.

ítaca

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Dime niña,
tus cabellos se impregnan de avena,
tu cabellera pendenciera
tu cabellera enciende
el dolor de los túneles
y las luciérnagas se hacen más amarillas cuando
se adelantan al viento del atardecer
cuando los trenes crepitan en los andenes
Dime niña,
¿alguna vez te gustó jugar al póker?
intuyo que cada partida era un as para levantar los muslos
¿alguna vez te gustó medir la distancia en los mapas que eran
regalo para los infantes?
Dime niña,
¿a dónde vas?
tus cabellos se impregnan de avena,
tu cabellera pendenciera
tu cabellera se enciende en la noche cuando dejas Ítaca
los pasajeros que juegan al póker contigo
jamás entenderán porque necesitan cuatro ases para llegar a Ítaca
siempre se vuelve a Ítaca
Dime niña,
aquellos zapatitos negros tuyos
no podrán nunca llegar a la ciudad que anhelaba Kavafis
a menos que muestres tus labios,
aquellos que se torcieron como la trompeta de Chet Baker
no me sirven tus zapatitos negros
sé que estás de luto
Dime niña,
¿por qué tu cabellera de avena se esconde en la noche de los
tulipanes?
en las tazas de madera que incineran café y azafrán,
en las enaguas de tus vestidos que no tienen más que hilos
acordonados por las Moiras
Dime niña,
¿por qué no vuelves a Ítaca?




Iris Kiya




. Iris Kiya .  La Paz . Bolivia. 1990
... Imagen . Karel Chladek






.

sombras

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


Soy la tumba del quinto piso
con el vino volcado y las sábanas solas
quiero edificarte en sacrificio
invocarte a la noche más oscura de mi persona
quiero colgarte del techo mientras duermas
inventarte como estrellas nuevas
con las sábanas volcadas y el vino a solas
quiero edificarte entre las sombras.



Tuti Curani



. Tuti Curani   . Buenos Aires . Argentina . 1990
... Imagen . Lukasz Wierzbowski







.

dejá

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


Deja que suene,
eso que late no es una canción
pero necesito que sigas bailando.

Es tic tac,
pero no es reloj.

Es timón,
es acantilado,
es billete directo al pasado.
Con razón
el corazón
suena a muro taladrado.

Creo que a estas alturas,
he de ser honesta conmigo
y reconocer
que la primera vez que dudé de lo que estaba sintiendo
fue cuando pensé al mirarte:
no te vayas,
o al menos no lo hagas,
todavía.

Qué manera más extraña
de decir “te quiero”
tenemos
aquellos que venimos
lamiéndonos
agotados
las heridas.



Loreto Sesma




. Loreto Sesma . Zaragoza . España . 1996
... Imagen . Theo Gosselin







.

girará

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

Ningún hombre vendrá a buscar
sus vestigios entre mis cosas.

Se han mudado a otras casas,
lejos de aquí,
a otras ciudades

todas las mujeres que he sido.

En la maceta que da a la ventana
hay oculta una llave
con que abrir la puerta.

Pero en vano girará
y en vano entrará.

Sólo paredes blancas.

Y un extraño alivio
en el aire.




María Belén Aguirre





. María Belén Aguirre . Tucumán . Argentina . 1977
.... Imagen . Nicholas Fols







.

sola


.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020



sola, sola
botánica  inaudita, flor   ilustre
aristócrata dulce  de la lluvia

desnuda estabas.  vestida por tus poros
solamente, caminadora de tu piel abierta
como una cruz de oro

usabas aquel día todo el brillo
toda la  luz posible de la hierba

hubo un hombre que pudo dar contigo.
y  yo lo degollé junto a la aurora
cuando recién estaba por mirarte



Roberto Themis Speroni





.  Roberto Themis Speroni . La Plata .  Argentina .  1922 . 1967
... Imagen . Iness Rychlik







.

mousike CLXXX (tamino )

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020


al viento



.

transparencias

.
Buenos Aires a los  tantos días de julio del 2020


Nos estábamos deshaciendo de a poco.
Cada día te veía más traslúcido y no dije nada, no hice nada. Ignoré tus transparencias y me aferré a lo que quise creer que existía, y cuando descubrí que todo era una farsa, que en realidad el amor era otra cosa y que yo solamente quería habitar una ficción insostenible, comprendí que anidar en tu existencia de humo era imposible. ¿Cuántas lágrimas debo llorar antes de volver a sentirme a salvo?
Nos estábamos deshaciendo de a poco como cucharadas de miel, como cucharadas de piel, en una bañera de té caliente.
Yo no quería pensar tu ausencia.
Yo no quería pensar la posibilidad de apagar tu aquí y ahora y deliberadamente miré para otro lado. Y por mirar para otro lado, no alcancé a ver cuando te fuiste.



Juan Solá
Microalmas



.   Juan Solá . Entre Ríos . Argentina . 1989
... Imagen . Katia Chausheva 






.

uno a uno

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

uno
a
uno
detrás tuyo

todos los huesos de mi cuerpo



María Sueldo Müller





. María Sueldo Müller . Buenos Aires . Argentina . 1980
... Imagen . Laura Makabresku 







.

horóscopo

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020



En el día que de golpe se nubla
hay traición, no podés confiar en nada,
te hacés un té y aunque no creés, pedís por un milagro
a un santo desconocido que alguien
te nombró en una cena de trabajo.
El domingo viste a tu madre, hablaba
en una lengua rara, movía los brazos
y llorar era la única defensa personal permitida.
Comer en familia puede ser un viaje
hacia las formas más primarias.
Aceptaste el plato, el reproche, el postre, el beso,
te abrazaste a tu hermano como si fuera
la última cantimplora en el desierto.
Terminaste el día a oscuras
en la falda tenías una revista dominical
habías leído tu horóscopo, antes
habías preguntado en voz muy baja
si ibas a ser feliz
o no.



Clara Muschietti




. Clara Muschietti . Prov. de Buenos Aires . Argentina . 1978
... Imagen .  Marat   Safin







.

ceremonia

.
Buenos Aires a los tantos días de julio del 2020

La primera vez contra la mesada
Tu amor como un envase retornable
Sexo, coloquialidad
Y política coyuntural
Como un trauma de la carne.
Preguntaste por qué no me podía relajar,
nada del amor me deja tranquila.


Jimena Arnolfi




. Jimena Arnolfi . Prov. de Buenos Aires . Argentina . 1986
... Imagen .  Maud Chalard







.

todavía

.
Buenos Aires a los tantos días de junio del 2020


Todavía no hemos nacido. Esta no puede
ser la vida, es todo mentira; este no es el
mundo, esta no es la gente. Nuestra
madre no ha dado a luz, eso es todo, una
confusión. Creímos que habíamos
nacido, pero no, todavía no nacimos. Esta
es otra etapa de la gestación y este
mundo no es más que otro vientre previo
a la Luz. No puede ser que esta sea la
vida: hubo un error, un cambio de títulos,
interpretaron mal el calendario y esta no
es la vida. Sí, es eso, Hubo un error. ¡Uf!
¡Qué alivio! Creímos que nadie nos
amaba, pero lo que sucede es que
todavía no hemos nacido.



José Sbarra





.  José Sbarra . Buenos Aires .  Argentina .  1950 . 1996
.....    Imagen . Natali Do






.

hablándote

.
Buenos Aires a los tanto días de junio del 2020

Salto de un edificio
Como si me estuviera durmiendo
Como una almohada
El viento retrasando mi caída
Retrasándome la caída
Como si estuviera soñando.

Rodeado de aire
Me detengo
Tieso como un turista
Mirando las palomas.

En las oficinas,
Queriendo salvarme
La gente queda boquiabierta.
“Tírenme una piedra”, grito
Queriendo caer.
Pero nadie escucha.

Me tiran una soga.
Y ahora estoy caminando
Hablándote a ti
Hablándote


Como si estuviera soñando
Que vivo.



Mark Strand.





. Mark Strand . Summerside. Cánada . 1934 - Nueva York . EEUU. 2014
  Versión . Octavio Armand
.... Imagen .  Paolo Barretta






.

acaso

.
Buenos Aires a los tantos día de junio del 2020



Aire del fuego, no supiste jugar.
Arrojaste sobre mi casa una tela negra. ¿Qué es esa opacidad por todas partes? Es la opacidad que ha tapado mi cielo.
¿Qué es ese silencio por todas partes? Es el silencio que hizo callar mi canto.

.

De esperanza, me hubiera bastado un arroyito. Pero te llevaste todo. El sonido que vibra me fue quitado.

.

No supiste jugar. Atrapaste las cuerdas. Pero no supiste tocar. Lo destrozaste todo en seguida. Rompiste el violín. Arrojaste una llama sobre la piel de seda para formar un horrible pantano de sangre.

.

Su felicidad reía en su alma. Pero todo era un engaño. No duró mucho esa risa.

.

Ella estaba en un tren que rodaba hacia el mar. Estaba en un cohete que enfilaba hacia las piedras. Se abalanzaba aunque inmóvil sobre la serpiente de fuego que iba a consumirla. Y de pronto estuvo allí, sorprendiendo a la confiada mientras peinaba su cabellera y contemplaba su dicha en el espejo.

.

Y cuando vio que esa llama subía hacia ella.

.

Al instante, la copa le fue arrebatada. Sus manos ya no sostuvieron nada. Ella vio que la encerraban en un rincón. Se demoró en ello como en un enorme tema de meditación para resolver antes que nada. Dos segundos más tarde, dos segundos demasiado tarde, huía hacia la ventana pidiendo auxilio.
Toda la llama entonces la rodeó.

.

Se despierta en una cama donde el sufrimiento sube hasta el cielo, hasta el cielo, sin encontrar a ningún dios... donde el sufrimiento baja hasta el fondo del infierno, hasta el fondo del infierno sin encontrar a ningún demonio.

.

El hospital duerme. La quemadura despierta. Su cuerpo, como un parque abandonado.

.

Desalojada de sí misma, busca cómo volver. El vacío en donde maniobra no responde a sus movimientos.

.

Lentamente, en el granero, su trigo arde.

.

Ciega, a través de la larga barrera de sufrimiento, durante un mes remonta el río de la vida, navegación atroz.
Paciente, en lo innombrable tumefacto vuelve a trazar sus formas elegantes, teje de nuevo la camisa de su fina piel. Es la curación. Mañana caerá el último vendaje. Mañana...

.

Aire de la sangre, no supiste jugar. Tampoco tú supiste. Arrojaste súbitamente, estúpidamente tu necio coágulo obstructor en medio de una nueva aurora.
En ese instante, ella no encontró más un lugar. Tuvo que dirigirse hacia la Muerte.
Apenas si llegó a ver la ruta.
Un segundo abrió el abismo. El siguiente la precipitó en él.

.

De este lado quedamos aturdidos. No tuvimos tiempo de decir adiós. No tuvimos tiempo para una promesa.
El la había desaparecido de la película de esta tierra.

Lou
Lou
Lou, en el retrovisor de un breve instante
Lou, ¿no me ves?
Lou, el destino de estar juntos para siempre
en el que tanto confiabas
¿Y entonces?
No vas a ser como las otras que ya nunca más hacen señas, sepultadas en el silencio.
No, no debe bastarte con una muerte para quitarte tu amor.
En la pompa horrible
que te distancia hasta no sé qué milésima disolución
todavía buscas, nos buscas un lugar
Pero tengo miedo
No hemos tomado bastantes precauciones

Debimos haber estado mejor informados,
Alguien me escribe que serás tú, mártir, quien velará por mí ahora.
¡Oh! Lo dudo.
Cuando toco tu fluido tan delicado
demorado en tu cuarto y tus objetos familiares que aprieto entre mis manos
ese fluido tenue al que siempre había que proteger
Oh, lo dudo, lo dudo y tengo miedo por ti,
impetuosa y frágil, ofrecida a las catástrofes
Sin embargo, voy a las oficinas en busca de certificados
derrochando momentos preciosos
que más bien debería emplear para nosotros, precipitadamente mientras tiritas
esperando con tu maravillosa confianza que yo llegue y te ayude a salir de allí, pensando
 “Seguro que vendrá.
Habrá tenido algo que hacer, pero no se va a demorar
Vendrá, lo conozco
No me va a dejar sola
No es posible
no va a dejar sola a su pobre Lou"

.

Yo desconocía mi vida. Mi vida pasaba a través tuyo. Se volvía simple este gran asunto complicado. Se volvía simple a pesar de la preocupación.
Tu debilidad, cuando se apoyaba en mí me sentía fortalecido.

.

Dime, ¿de verdad no volveremos a encontrarnos nunca más?

.

Lou, hablo una lengua muerta ahora que ya no te hablo. Tus grandes esfuerzos de liana en mí, lo ves, han tenido éxito. ¿Lo ves al menos? Es verdad que nunca lo dudaste. Hacía falta un ciego como yo, le hacía falta tiempo, le hacía falta tu larga enfermedad, tu belleza resurgiendo de la delgadez y las fiebres, hacía falta esa luz en ti, esa fe, para horadar al fin la pared caprichosa de su autonomía.

.

Tarde lo vi. Tarde lo supe. Tarde aprendí “juntos” lo que no parecía estar en mi destino. Aunque no demasiado tarde. Los años pasaron para nosotros, no contra nosotros.

.

Nuestras sombras respiraron juntas. Debajo de nosotros las aguas del río de los acontecimientos fluían casi en silencio.
Nuestras sombras respiraban juntas y todo era cubierto por ellas.

.

Tuve frío con tu frío. Bebí sorbos de tu pena. Nos perdíamos en el lago de nuestros intercambios.

.

Rico con un amor inmerecido, rico que ignoraba serlo con la inconciencia de los poseedores, perdí ser amado. Mi fortuna se consumió en un día.

.

Árida, se reanuda mi vida. Pero no me repongo. Mi cuerpo sigue estando en tu cuerpo delicioso y unas antenas plumosas en mi pecho me hacen sufrir con el soplo de la resaca. La que ya no está, aferra, y su ausencia devoradora me invade y me corroe.

.

Añoro los días de tu sufrimiento atroz en la cama del hospital, cuando yo llegaba por los pasillos nauseabundos, surcados de gemidos hasta la momia gruesa de tu cuerpo vendado y escuchaba de pronto emerger como el “la” de nuestra alianza, tu voz, suave, musical, modulada, resistiéndose con orgullo a la fealdad de la desesperación, cuando a tu vez escuchabas mis pasos y murmurabas, liberada “Ah, aquí estás”.
Apoyaba mi mano en tu rodilla por encima de la frazada sucia y entonces todo desaparecía, el mal olor, la horrible indecencia del cuerpo tratado como un barril o como una alcantarilla por unos extraños atareados y cuidadosos, todo quedaba atrás dejando que nuestros dos fluidos se reencontraran a través de las vendas, uniéndose, mezclándose en un aturdimiento del corazón, en el colmo de la desgracia, en el colmo de la dulzura.
Las enfermeras, el médico de guardia sonreían; tus ojos llenos de fe apagaban los de los otros.

.

El que está solo, de noche se vuelve hacia la pared para hablarte. Sabe lo que te animaba. Viene a compartir el día. Ha observado con tus ojos. Ha escuchado con tus oídos. Siempre tiene cosas que decirte.

.

¿No me responderás algún día?

.

Pero acaso tu persona se haya vuelto como un aire de época de nieve que entra por esa ventana que uno vuelve a cerrar presa de temblores o de un malestar vaticinador de un drama, como me sucedió hace unas semanas. El frío cayó rápido sobre mis hombros y me tapé precipitadamente, me aparté cuando tal vez eras tú y lo más cálida que podías ponerte, esperando ser bien recibida; tú, tan lúcida, ya no podías expresarte de otro modo. Quién sabe si en este mismo momento no esperas ansiosa que yo al fin comprenda y vaya, lejos de la vida donde ya no estás, a reunirme contigo, pobremente, de verdad pobremente, sin medios, pero nosotros dos aún, nosotros dos.



Henri Michaux




. Henri Michaux . Namur . Bélgica . 1899 . París. Francia . 1984
  Versión Silvio Mattoni
...   Imagen.  Dana Trippe






.

otra mirada CCCXLV (mikhail berkos )

.
Buenos Aires a los tantos días de junio del 2020

meadow
a blossoming garden with poppies





.