la mañana siguiente

.
Buenos Aires a los veintiséis días del mes de marzo del 2017


Que cayera rendido con la levedad con que caen
las hojas de los árboles. Cuando fuera inevitable,
nunca antes. Pero de tu cuerpo no deseaba
sino lo que había en él de frágil, de imperfecto:
la cicatriz que te cruzaba el pómulo, las pequeñas
arrugas en la frente. La herida
que te asemejaba a mí. Dos ramitas secas
ante la embestida de la menor brisa,
se quiebran. El camino es interminable, te decía,
da vueltas y vueltas alrededor del mundo
y en alguna de esas vueltas los que estaban
destinados a perderse, se encuentran.

Se dice que a la vera
de cierta ruta que atraviesa el desierto,
es posible hundir una vara en la tierra reseca
y en algún momento brotará el petróleo como un géiser.
Anoche tuve un sueño en el que viajábamos por días
y días para encontrar el yacimiento, a la manera
de los scouts o los cazadores de fortuna
del oeste. Al llegar era de noche,
no había una sola estrella, el pozo
estaba seco. Yo me dormía y te quedabas
al lado mío, cuidando mi sueño. No estabas allí
a la mañana siguiente.

En el sueño, alguien decía:
donde tengas tu tesoro tendrás
tu corazón. Y yo me preguntaba qué pasaría
si tu tesoro se perdiera,
qué pasaría en un juego de cajas chinas
si al llegar a la última,
la que debería contener el objeto precioso,
esa, como todas las otras,
estuviera vacía.



Claudia Masin



.  Claudia Masin . Chaco . 1972
... Imagen . Ray Bidegain





.

a veces

.
Buenos Aires a los veintiséis días de marzo del 2017
Es buena, cuando duerme;
el calor de su cuerpo es un puñal de vidrio
que remonta los sueños.

Cuando calla, es buena
y su voz una premonición olvidada y peligrosa
que arruina el silencio.

Cuando grita o llora
o se lamenta o se divierte o se cansa,
nada puede contener
este dolor alegre que envenena
mis sueños y mi soledad.
Por eso es difícil pensar
en ella, en su cara bondadosa;
abandonarse; por eso
es una cobardía retenerla
y dejarla ir, una pavorosa crueldad.
A veces, cuando lo pienso,
no sé qué hacer con ella,
con este destino luminoso.


Francisco Urondo


. Francisco Urondo .Santa Fe . 1930 . Mendoza . 1976
.... Imagen . Ezgi Polat





.

mousike CXV (fandermole)

.
Buenos Aires a los veintiséis días de marzo del 2017



.

alas

.
Buenos Aires a los  veinticinco días de  marzo del 2017


Ella siguió por el mundo, buscando.
Por el mundo entero.
Una tarde, subiendo una cuesta, encontró a una gitana.
La gitana la miró y le dijo:
-El que buscas te espera en el banco de una plaza.
Ella recordó al hombre con los ojos de agua.
Al hombre que tenía las manos de seda.
Al de los pies de alas.
Y al que tenía la voz quebrada.
Y después se acordó de una plaza.
Y de un árbol con las flores de lilas.
Y de aquel hombre que, sentado a su sombra, la había visto pasar con una sonrisa.
Dio media vuelta y empezó a caminar sobre sus pasos.
Bajó la cuesta.
Y atravesó el mundo.
El mundo entero.
Llegó a su pueblo.
Cruzó la plaza.
Caminó hasta el árbol florecido de lilas.
Y le preguntó al hombre que estaba sentado a su sombra:
-¿Qué hacés aquí sentado bajo este árbol?
El hombre que estaba sentado en el banco de la plaza le dijo, con la voz quebrada.
-Te espero.
Después levanto la cabeza.
Y ella vio que tenía los ojos de agua.
Le acarició la cara.
Y ella supo que tenía las manos de seda.
La invitó a volar con él.
Y ella supo que tenía también los pies de alas.



María Teresa Andruetto


. María Teresa Andruetto . Córdoba . 1954
... Imagen . Anna Ådén





.

otra mirada CCLXIV (minas avétissian)

.
Buenos Aires a los veinticuatro días de marzo del 2017

Conversation
Naissance Toros Roslin
Jajour Landscape



.

cayendo

.
Buenos Aires a los  veinticuatro días de  marzo del 2017


Estás cayendo y en silencio
pedís que no te tenga
en cuenta,
sería un peso más.
Tiendo mi mano y toco agua.
Me tiendo, estoy cansada,
la canilla pierde,
prometiste arreglarla pero hablabas de una
casa
imaginaria
que siempre está cayendo
en tu memoria.
Estoy cansada de palabras
que no sirven
para que me entiendas.
Estoy cansada de tus silencios,
yo también estoy triste
a veces,
yo tampoco sé
cómo salir.
Tiendo la mano para no caer
pero estás detrás de un vidrio,
no escucho qué gritás,
a quién,
el agua borra tus rasgos,
no sé quién sos.
Pero tiendo la mano
y te reconozco como un ciego,
como un perro reconoce su casa
por el olor,
por el vacío que la circunda.
Porque tiendo la mano
imantada
encuentra tu mano, en la multitud
me está buscando.
Me está buscando
allí donde no estoy.

Me tiendo en la cama, hace frío,
yo tampoco tengo dinero,
la gata pregunta por vos,
le digo en cualquier momento cae,
en cualquier momento cae por acá.
Caés sobre mí como un gato cae
sobre su sombra sin saber
si es una víbora o el viento
agita el pasto.
No sé si hay cascabeles en este país,
no viví en el campo como vos,
yo tampoco tengo todas las respuestas.
Voy por la casa tendiendo la mano,
tocando cosas,
pero las cosas no me agarran
ni responde su quietud
por qué todo se mueve.
Tiendo la mano hacia el teléfono.
Estás cayendo
como si quisieras dominar
el vacío.
Como quien encuentra
la cuerda
de un funámbulo, a mitad de camino
pregunta qué hago
aquí.
O cómo
hasta ahora no caí
o qué mano me soltó de pronto.
Estamos sujetos a la realidad
por un hilo delgado,
me sorprende, una opinión común
construye el mundo,
me sorprende que exista
todavía
si no nos entendemos
vos y yo.

Estoy cayendo otra vez en conjurar
la ausencia con palabras.
Estoy cayendo en la trampa
que me tiende tu fuga,
me vuelvo un cazador
de imágenes
y no quiero perder
toda esperanza.
Soy yo ¿te acordás?
La que está cansada
pero se levanta.
La gata también se levanta,
me sigue a todas partes
como en mi casa
no sabés dónde ponerte.
Te ofrezco mi silla quemada,
mi máquina de escribir.
Pero no hay dónde recibir.
En el corazón deshabitado
nadie escucha,
nadie escucha que estoy golpeando
la puerta, dejame entrar,
estás durmiendo en el suelo,
estás
soñando y creés que estás cayendo.
Dejame entrar, soy yo,
la que tiene miedo de la ausencia.


Susana Villalba


.  Susana Villalba . Buenos Aires . 1956
...  Imagen . 美撒郭




.

clavel del aire


.
Buenos Aires a los veinticuatro días de marzo del 2017
Una puerta cerrada no es suficiente para que un hombre
esconda su amor. También necesita una puerta abierta
para poder partir y perderse entre la multitud cuando ese amor estalle
como un barril de pólvora en el arsenal alcanzado por el rayo.
No basta un techo para que un hombre se proteja
del calor y de la tempestad. Para huir del relámpago
cuando la lluvia cae en el silencio del mundo
abierto como una fruta entre dos estruendos
él necesita un cuerpo tendido sobre la cama
un cuerpo al alcance de su mano
todavía temerosa de avanzar en la oscuridad.
En la noche que declina, en el día que nace,
el hombre necesita de todo: del amor y del rayo.


Lêdo Ivo


.  Lêdo Ivo . Maceió . 1924 - Sevilla . 2012
... Imagen . 美撒郭





.

la claudia

.
Buenos Aires a los veintidós  días de marzo del 2017


Claudia Cardinale ave de grandes plumajes y sus pechos
como torres me despierta temprano
se pasea por el hueco que dejamos los dos entre medio
y pone en la vitrola discos de Gardel o Joan Baez
me lee —es un decir— los últimos poemas ya borracho
alucinatorio Dylan Thomas.  A propósito escribe mal
su apellido y de pronto un golpe de amigos lejanos
me sube por las piernas pido un mate
y la veo pasearse desnuda entre los huecos del tango
“las tardecitas de Buenos Aires tienen ese qué sé yo ¿viste?”
y me digo con alegría hoy no iría para nada al empleo
si no estuviera realmente piantao piantao
como ella me dice pero Claudia Cardinale
me consuela me arregla el pelo con ternura italiana
me cuenta con sus dedos larguísimos y sus uñas violetas
las seis o siete arrugas horizontales
de la frente (casa de los gusanos en la morera
templo del dios del trópico
escritura de puertas cerradas
el lugar donde los pensamientos eróticos 
se sientan en cuclillas mariposa que imagina rápidamente
el golfo estrecho de Magallanes de tu cintura la magia
de esos pantalones ajustados)
después se mete en el pecho
(departamento horizontal en pleno campo con vistas
a las vacaciones anuales a los días sin nada y sin nadie
la máquina del mundo que pusiste a andar adentro
de mí, gramaticalmente correcto)
y me dice con tranquilidad no exenta de ironía
(la inocencia como estado ahistórico)
que no tengo la obligación de escribir poesía de compromiso
o canciones de protesta que nuestro amor es puro
y que nada nos salvará
cuando ella se haya ido cuando yo detenga los dedos sobre
los broches de su corpiño Inútilmente me dejo arrastrar
por las dudas y después me siento a escribirle este poema
que le dirá “buen día Claudia” “tomemos juntos el
desayuno” No sé por qué la historia contemporánea
de América Latina no consigna estos detalles feroces
pero lo que sé muy bien es que Claudia y yo nos amamos
como dos buzos bajo el mar como dos caracoles
bajo la playa como dos turistas en Venecia
como dos espinas de la corona
de Cristo en un relicario como dos
sombras revolucionarias de espaldas en la tierra.


Alfredo Veiravé


. Alfredo Veiravé . Entre Ríos . 1928 - Chaco . 1991
... Fotograma del film La Viaccia  de Mauro Bolognini




.

mousike CXIV (tom waits)

.
Buenos Aires a los veintiún días de marzo del 2017



.

dame el humo de tu boca

.
Buenos Aires a los veintiún días de marzo del 2017

la última noche de abril (siempre abril)
goteaba del techo de tu cuarto
bosques de cristales 
pupilas de ágata
amapolas verdes

mi alma sí mi cuerpo sí

en el borde filoso de la piel
salivé tus brasas
las mojé
estabas tan adentro
que las ramas del tango
inclinaban  paredes

mi alma sí mi cuerpo más

fuimos la hecatombe de la flor
todo ardía
quemaba
cuando susurrabas
subiendo  por mi espalda
a destrozarme los labios


Malena Ezcurra



. Imagen .  Laura  Makabresku







.

ilusionista

.
Buenos Aires a los veintiún días de marzo del 2017

tal vez oíste hablar del faro del fin del mundo
de la muerte súbita o del lenguaje de los pájaros
encontraste poesía en los ojos
de ese nene que viste un segundo por la calle

seguramente hiciste el debe y el haber
los últimos días del mes
consolaste a vecinos desencantados
cruzaste algún ciego por la avenida

habrá mujeres que te gustaron a rabiar
es posible que quisieras besar con los huesos
quizás te encerraste un día lluvioso
con la jodida compañía de una botella de vino
echaste mano al paquete vacío de Marlboro
llamaste a alguien tachado de la agenda

acaso también me pensaste
como se piensa en tantas cosas sin sentido
en una tarde angosta donde todo falta


Malena Ezcurra




... Imagen . Masha Demianova
  





.

no hay no hubo

.
Buenos Aires a los dieciséis días de marzo del 2017
No hay no hubo barco de tristeza
que no se detuviera en sus ojos.
No hay no hubo látigo de zozobra
que no me buscara la boca.
No hay no hubo naufragio
que no le arrastrara los días.
No hay no hubo tormento
que no diera con mis huesos.
Demasiado para una y otra humanidad.
Pared por medio
respira un invierno sin tregua.
La misma araña del insomnio pared por medio
la misma soledad.


Marcos Silber



. Marcos Silber . Buenos Aires . 1934
... Imagen . Norman X





.

mousike CXII

.
Buenos Aires a los dieciséis días de marzo del 2017




.

pronóstico reservado

.
Buenos Aires a los dieciséis días de marzo del 2017 


Ya no te guardaré; se deshizo la música
donde me pareció que estabas.
Eran cristales rotos o arena, no sé bien:
yo pisé y comprendí.

Comprendí con asombro que el tiempo se estiraba
desesperado y sin sentido
y que yo no era nadie
excepto el que te amó.

Eran cristales rotos, piedras o desventuras,
eran cuerpos o cenizas, no sé.
yo pisé y comprendí.



Raúl Gustavo Aguirre



.    Raúl Gustavo Aguirre . Buenos Aires . 1927-1983
... Imagen .  Mercedes Esquivel





.

tal vez

 .
Buenos Aires a los dieciséis días de marzo del 2017


Ahora escribo pájaros.
No los veo venir, no los elijo,
de golpe están ahí, son esto,
una bandada de palabras
posándose
una
a
una
en los alambres de la página,
chirriando, picoteando, lluvia de alas
y yo sin pan que darles, solamente
dejándolos venir. Tal vez
sea eso un árbol
o tal vez
el amor.


Julio Cortázar




. Julio Cortázar . Bruselas . 1914- París . 1984
... Imagen . Soledad Bezanilla





.



gracias

.

Buenos Aires a los quince días de marzo del 2017
Gracias aroma
azul,
fogata
encelo.
Gracias pelo
caballo
mandarino.
Gracias pudor
turquesa
embrujo
vela,
llamarada
quietud
azar
delirio.
Gracias a los racimos
a la tarde,
a la sed
al fervor
a las arrugas,
al silencio
a los senos
a la noche,
a la danza
a la lumbre
a la espesura.
Muchas gracias al humo
a los microbios,
al despertar
al cuerno
a la belleza,
a la esponja
a la duda
a la semilla
a la sangre
a los toros
a la siesta.
Gracias por la ebriedad,
por la vagancia,
por el aire
la piel
las alamedas,
por el absurdo de hoy
y de mañana,
desazón
avidez
calma
alegría,
nostalgia
desamor
ceniza
llanto.
Gracias a lo que nace,
a lo que muere,
a las uñas
las alas
las hormigas,
los reflejos
el viento
la rompiente,
el olvido
los granos
la locura.
Muchas gracias gusano.
Gracias huevo.
Gracias fango,
sonido.
Gracias piedra.
Muchas gracias por todo.
Muchas gracias.
Oliverio Girondo,
agradecido.



Oliveiro Girondo



. Oliverio Girondo. Buenos Aires . 1891 . 1967
...Imagen . Matteo Varsi





.

no sé

.
Buenos Aires a los trece días de marzo del 2017

no sé
ya no sé más
si alguna vez me llamé
juan o pedro o nazareno
no sé más
si te quise alguna vez
o me quisiste
no sé más
si hubo noches días
una alegría
al despertar entre tus brazos
no sé más si fui cereal acuario llama
albergue río claridad la mano
vara túnel grito mudez
una mañana rapto eslabón sollozo
no sé más
si te llame o me has llamado
si estuve alguna vez donde se creía
y si viajé y te busqué o me buscaste
que los que más de amor se abrasaron
a su menor centella no llegaron
este árbol razón toque de queda
vaivén sueño rigor camino luz
y cerrazón y amago
y certidumbre y duda
llevan al sol la tierra visitada


Edgar Bayley


. Edgar Bayley . Buenos Aires .1919-1990
... Imagen . Angelika Ejtel




.

de un extremo a otro


.
Buenos Aires a los trece días de marzo del 2017


Me gustaría contarte lo que veo, hablarte
de los hoteles abandonados apareciendo de la nada
en el medio de la carretera como castillos solitarios
cuyos puentes levadizos hubieran sido
dinamitados hace tiempo. Me gustaría
contarte lo que veo pero es imposible
hallar un dolor que condescienda
a ser narrado. ¿Vale la pena entonces,
emprender tan largo viaje para ir de un extremo
a otro del silencio? También es imposible
callar por completo: sé que terminaré por llamarte,
como se llama a alguien cuando se está a oscuras,
sin el auxilio de la voz, un estremecimiento
semejante al de esas luciérnagas
que al chocar contra un parabrisas en la ruta,
se deshacen esparciendo una nube pequeña
de polvo y luz, y ésa —quizás— es su idea
de un encuentro.


Claudia Masin


.    Claudia Masin . Chaco . 1972
.... Imagen . Cristina Coral






.

unicismo

.

Buenos Aires a los trece días de marzo del 2017


Durante los meses tristes, centelleó mi vida sólo cuando hice el amor contigo.
Como la luciérnaga -se enciende y se apaga,
se enciende y se apaga- a medias puede uno seguir su camino
en la noche oscura del olivar.
Durante los meses tristes, estaba el alma desesperada y sin vida
pero el cuerpo caminó directo hacia ti.
El cielo de la noche rugió.
Sigilosamente ordeñábamos cosmos
y sobrevivimos.


Tomas Tranströmer



. Tomas Tranströmer. Suecia . 1931-2015
... Imagen . Irene Cruz 






.

veo veo CIV (richard misrach)

.

Buenos Aires a los trece días de marzo del 2017




.

mousike CXI (adriana calcanhotto)

.
Buenos Aires a los doce días de marzo del 2017



.

rapsodia

.
Buenos Aires a los doce días de marzo de 2017

Voy a lucir mi camisa azul marino
(casi negro) que compré
en un remate de Navidad y mis zapatos
de lona recién lavados.
Tu llevarás esa falda de cuero
que te traje de Chile,
una blusa de seda
y los labios pintados de rojo.
Tenemos que estar orgullosos
de nuestro matrimonio.
Como de los cubiertos
que guardamos en el armario verde
de la cocina.
3 cuchillos para comer pescado,
7 tenedores para carne,
5 cucharas soperas,
14 cucharitas de café
sin contar las de Iberia
y American Airlines. También podemos
(ya que estamos en verano)
considerar al sol
como una pertenencia. Su luz
contra los muros
del patio principal
y las hojas de vid.
Aunque sobre todo
debemos alabar las luces de tu pelo
amarrado hacia atrás y recogido
con una cinta azul.
Ahora el mar se bambolea
en una ventana de la sala.
También nos pertenece.

Esta noche ordenaremos
nuestra ropa de fiesta
con sumo cuidado y dignidad.
Esa falda de cuero
que yo traje de Chile
y la blusa de seda
y mi camisa azul.
Nos cubriremos apenas
con unas túnicas de algodón sin cardar
como los japoneses
en las noches más rojas del verano.



Antonio Cisneros




.  Antonio Cisneros . Perú . Lima. 1942
... Imagen . Katia Chausheva 






.

tal vez debiste

.
Buenos Aires  a los once  días  de marzo del 2017

Debiste detenerte
antes de arrasar la aldea
de mi cuerpo
No debí besar jamás
el turbio territorio de tu vientre
Vos podrás volver a tu rutina
de hijos y lisonjas
De coitos organizados y puntuales
De cuidada alegría
Yo quedaré suspendido
para siempre
en el mismo lugar
donde decidiste olvidarme



Reynaldo Sietecase



. . Reynaldo Sietecase . Rosario . 1961
... Imagen . Eleonora Bruti





.

otra mirada CCLXIII (jan davidsz. de heem)

.
Buenos Aires a los once días de marzo del 2017

Still-Life

la soledad esa extraña consecuencia

.

Buenos Aires a los siete días de marzo del 2017 


Preguntas si me siento sola
entonces bien, sí, estoy sola
como un avión que viaja solitario y parejo
sobre su haz radioeléctrico, lanzado
a través de las Rocosas
por azules pasillos extendidos
de un campo de aterrizaje en el océano

¿Quieres preguntarme si estoy sola?
Bien, por supuesto, sola
como una mujer que conduce a través del país
día tras día, dejando detrás
de cada milla
pequeños pueblos donde podría haber parado
para vivir y morir allí, sola.

Si estoy sola
debe ser la soledad
de despertarse primero, de respirar
el primer soplo frío del amanecer sobre la ciudad
de ser quien está despierta
en una casa absorta en el sueño

Si estoy sola
es con la velocidad de un bote para hielo sobre la costa
en la última luz roja del año
que sabe lo que es, que sabe no es
hielo ni lodo ni luz invernal
sino madera, con la gracia de arder


Adrienne Rich



. Adrienne Rich . Maryland . 1929 - California . 2012
....Imagen . Elisa Imperi






.

latido

.

Buenos Aires a los siete días de marzo del 2017

Suave como el peligro atravesaste un día
con tu mano imposible la frágil medianoche
y tu mano valía mi vida, y muchas vidas
y tus labios casi mudos decían lo que era el pensamiento.
Pasé una noche a ti pegado como a un árbol de vida
porque eras suave como el peligro,
como el peligro de vivir de nuevo.


Leopoldo María Panero



. Leopoldo María Panero . Madrid . 1948 - Las Palmas de Gran Canaria . 2014
...Imagen. Antonio Merini 




.

loca de amor

.

Buenos  Aires a los  seis días de marzo del 2017

el aire en la noche
huele a analgésico de cúrcuma
a muñecas de trapo
los espíritus habitan viejos corredores
hablan a gritos
recordándome
que enterré sin miramiento
al hombre de las colmenas
bajo el árbol
donde nos besábamos.


Malena Ezcurra



Imagen . Ines Rehberger





.

más adentro de la herida

.
Buenos Aires a los seis días de marzo del 2017
El amor me hiere ahí bajo el brazo,
en el hueco que separa las costillas.
Llega a mi corazón por esta vía inclinada.
Yo pongo al amor en el mortero con ceniza
y grano morado y golpeo. Lo macero,
lo hago cataplasma
y lo pongo sobre la herida.


Adélia Prado


. Adélia Prado - Brasil . 1935
...Imagen. Laura Makabresku





.

como yo te amé


.
Buenos Aires a los seis días de  marzo de 2017

Que yo siempre amé
yo te traigo la prueba
que hasta que amé
yo nunca viví -bastante-
que yo amaré siempre
te lo discutiré
que amor es vida
y vida inmortalidad
esto -si lo dudas- querido
entonces yo no tengo
nada que mostrar
salvo el calvario.



Emily Dickinson



. Emily Dickinson . Massachusetts . 1830. Amherst. 1886
... Imagen . Felidae








.

al costado del camino

.
Buenos Aires a los  cinco días de  marzo del 2017

en el borde del cordón
estoy
buscando las cosas
que perdí
un collar marroquí
las flores del aguaribay
el vértigo de andar enamorada
una pared blanca con un cuadro mío
la risa del hijo que quedó en el desvarío
la electricidad de la noche
tu última voz nombrando
lo que nunca va a suceder
mi pelo cayendo sobre  tus ojos.


Malena Ezcurra



.... Imagen. Laura Makabresku



.