arena en los ojos

.


Quien ama tiene los ojos heridos.
La flecha le ha desgarrado las pupilas.
Y olvidó, al comienzo del viaje,
almacenar en sus alforjas las hojas de sándalo que los
restañarían. El desierto no tiene fin, le parece.
La noche la mañana serán piedras y arena, y arena y piedras.
No habrá piedad para estos ojos.
Arrancados de cuajo, y como dos gotas de agua,
haberse ofrecido como espejo para las piedras.


Ana Becciu


. Ana Becciu . Buenos Aires . Argentina . 1948
... Imagen . Leila Forés





.