un día cualquiera

.

Te espero en el ayer de antes
para recibirte rosadita, reciente.
Con el corcel del tiempo todo por delante
y conmigo dueño del entero pasado contigo.
El niño, yo, sabe que será tu hombre.
Y sabe que serás su más amor.
Trabajaré de vigía
guardían de los cristales de tu cuerpo,
adorador de tus luces, de tu palabra creyente,
devoto de tus maneras.
Te espero en el ayer de antes.
Otra será la historia;
compareciendo a un mismo glorioso momento
los dos.


Marcos Silber



. Marcos Silber . Buenos Aires . 1932
.... Imagen . Andrea Kiss



.