eres tú


.

Lo vi.  No pude quitarle los ojos de encima.
De buzo azul y belenes en la boca
andaba por ahí  sin  buscarme

Urdía  desvelos de vino, aroma a palo verde.
Con intención de todo me atreví a tiritarle
- entérese  voy a  ser suya   -

Ya no pude dormir sola. Desde el minuto cero
bailaba y bailaba el séptimo sentido
de un gotán sin palabras.

Nos verseábamos la boca
mordiéndonos los labios.  Eso sí.
Yo andaba de jet lang en jet lang
si  jugaba  rayuela  por  mi espalda.
 
Algo en él me provocaba  llenarle
el    zurdo   setenta veces por día
de  -te amo-

Nunca quise dispararle.


Malena  Ezcurra









.