a usted

.

Quiero que recuerde
mi pollerita  a lunares
los pies casi descalzos
el alma desatada
mis pasos, los suyos
atravesando Parque Rivadavia.

Yo niña aún  me quedo muda
ante sus manos que hablan como queman.


Usted no sabe que   me deshago
bajo el estampido  de su lengua.


Necesito murguear  cerca suyo
contarle uno que otro secreto
que nadie se meta entre nosotros
haciendo aguarrás  el corazón .


Igual no me importa nada, vaya sabiéndolo
yo nací para comerle la boca 
y usted para dejarse, mi vida.


Malena Ezcurra


. Imagen . Greg Pths