cuando me crecieron alas





Quedemos.
En alguna parte.

Pero no permanezcamos para siempre.
Permanecer es
más que quedarse y,
eso,
puede ser demasiado tiempo.

Vayamos
hacia a esa parte
donde quepamos de pie
para que nuestras sombras no se enreden
en nuestros tú y yo.

Si alguien debe enredarse,
esos son nuestros cuerpos
 y no ellas,
 -las sombras-
que luego pesan más que nosotros mismos
y cuesta desenredarlas.



Jara Bedmar

.

Pd.   J.Bedmar . Madrid .1980
Pd I. A primera vista - Pedro Aznar * Imagen . M.A.M08




.