nunca nada

.
nude


En el fuego de la cocina calenté un ladrillo
lo llevé a la cama, del lado
donde yo no duermo

le dije: amor mío
cuánto te parecés al anterior
la misma mudez, la misma
carencia de ideas,
el mismo virgen corazón
de no haber sentido, nunca,
nada


Elena Anníbali.



Pd. Elena Anníbali. Oncativo, Córdoba. 1978



.