jeu de miroirs

.


Aquellas dos imágenes le habían entrado por los ojos como la instantánea percepción de la felicidad absoluta y sin condiciones.
Se las llevaría consigo para siempre. Porque es así como te fastidia la vida. Te agarra cuando todavía tienes el alma adormecida y siembra en su interior una imagen, o un olor, o un sonído que después ya nunca puedes sacarte de encima.
Y aquélla era la felicidad.
Lo descubres después, cuando ya es demasiado tarde. Y ya eres, para siempre, un exiliado: a miles de kilómetros de aquella imagen, de aquel sonido, de aquel olor.
A la deriva.




Alessandro Baricco



Pd. Alessandro Baricco. Italia. 1958


.