hoy toca: el alma aletea al borde de la lluvia

.



Buenos Aires, 7 de setiembre de 2009




Cuando la noche prepara su seda
en el punto más claro de la luna
la curva de mi espalda imagina
tu abrazo enredadera.

Mientras tropiezo con un piano a la intemperie
sin manos que entiendan su latido
mi boca espera
el candil de tus labios aguja
tejiendo su labor.

Y en esta intensa ceremonia
hago un alto para mirar por la ventana
y ver cómo se acercan tus pies,
tu sombra, tu cintura
a la orilla de mi alfombra encendida.

En una tarde como esta
tan lluvia y tan áspera
sólo atino
a soñar lo que aún puedo
desde el fondo de una botella.

Exponiéndome al delirio
a sus bordes de sal
a otra posible derrota.

Acaso la última
la más bella
la definitiva.


La del asombro tardío.

-

Alfredo Palacio







.


.