en el arco de su mirada

.

Por qué tan tarde, amor,
por qué tan tarde.


Llegaste con tu aire
cuando estoy cerrando mis últimas ventanas
con tu espalda de palmeras
cuando el frío me va cubriendo entero .

Con tu intenso equipaje
cuando ya nadie queda en los andenes.

Con tu agua de lluvia
en mis negras coyunturas.

Por qué tan tarde, amor
por qué tan tarde.

Cuando ya arrojé al fuego todos mis relojes
cuando escribo con la furia que antes nunca tuve
con tu cristal enrojecido
tu gardenia
tu trazo profundamente verde.

Por qué tu voz de lima entre mis libros
tu cabello oscuro que aún no alise
tu sombrero blanco en mi baldío.

Por qué, amor
por qué
si estaba tan tranquilo.

.



Alfredo Palacio
12.8.09


.




.