morder el aire

.

 Buenos Aires a los treinta y un día de Julio del 2016

Fui víbora de amor, salto de fruta,
tambor de luz azul. ¡Oh, me escuchabas
al lado de la sien, entre los muslos,
debajo del cabello!

Me veías
acurrucada por los antebrazos,
tuya, contigo, yéndome por dentro,
defendiendo pulgas de tu sombra
ante los estampidos del verano,
cuando de fiebre y sol eran las uvas,
y se tatuaban en tus pectorales
las flautas y el hervor de la madera.

Es imposible retener aquello,
devolverlo a mis glóbulos, al canto
de mi río más lento y más actual, más turbio,
más de óxido gris, más de ceniza.

Nuestro ritmo, aviado, es comprensible:
un corazón no basta para un hombre.



Roberto Themis Speroni



. Roberto Themis Speroni . La Plata . 1933-1967
... Imagen . Lorenzo Mancini





.