de nadie la agüita

.

Sigue allí. La descalza de la túnica roja.
sigue allí. No se sabe cuando
entró en el paisaje y sigue allí.
Una lejanía su espalda contra todo;
su cara al mar, todo el mar.
Le soplo al oído:
“el agua, el agüita tuya,
cuál, donde, cuándo?”
Responde: “el agüita mía,
donde, cuándo, cuál?


Marcos Silber


. Marcos Silber . Buenos Aires . 1934
...Imagen . Agnieszka Sosnowska





.