el color de las garzas

.

El mundo fatigado suspira por confusión,
la tarde rosada vierte olvidos.
No nos separaron las personas sino las sombras,
¡mi niño, mi corazón!

Las paredes se levantan vestidas de niebla,
el sol sin fuerzas dejó caer una lanza.
En el mundo de la noche tengo frío.
¿Dónde estás, mi niño, mi corazón?

No oyes. Se aproximan las paredes,
todo se apaga, todo se une.
No hubo, no habrá reemplazo,
¡mi niño, mi corazón!


Marina Tsvietáieva



. Marina Tsvietáieva. Rusia. 1892-1941
...Imagen . Chrisfriel



.