a pesar de todo ella cuelga una flor verde en su escote

.

Elegía M


La sal también recuerda. No lo olvides.
Tiene memoria como los zafiros,
como el invierno y las constelaciones
que dejé en tu cintura, cuando el tiempo
brotaba de las hojas, y no hablaban
los pulgones que asedian a la rosa,
ni habia reuniones de saliva
en torno a las estatuas. No lo olvides.
Ya nada puedo hacer para llevarte
donde la voz apenas es un gesto,
una suprema forma de la vida,
del amor y los pájaros. El aire,
los poros comerciales, las cortinas,
están contaminados. Los mancharon
las mismas filoxeras que hacen negra
la torre de las uvas. Fueron lejos,
si es que ir lejos significa acaso
caminar más aprisa. No te olvides,
silenciosa de amor. Ya nada puedo.
Para viajar conmigo se precisa
conocer a la muerte y al abismo.
Quiero que tu recuerdes; que recuerdes.
Con un día de amor en la memoria,
la eternidad se ajusta a lo que fuimos.


Roberto Themis Speroni



. Roberto Themis Speroni . La Plata . 1933-1967







.