nosotros dos

.

Dios conoce
nuestra manera de dormir
y despertarnos.

Por algo inventó el día
y le pintó después la noche entre tus brazos.

No es casual que tus ojos
hoy se parezcan tanto a mi ternura
ni que tus senos se asemejen
al hueco de mis manos.

Dios quiso que la tierra floreciera
y te plantó esa risa
y echó a volar albatros para que caminaras
y dejó que lloviera para que nos amáramos.

Ahora andamos perdidos por el mundo.
Desentendidos del odio y las tormentas.

Alimentando dulcemente la eternidad
para que no se vaya
a corretear por otros prados.

Ahora alcanzamos la inocencia.
Somos dos frutos sin edad que ruedan
por el vestido de la tarde
y se internan desprejuiciadamente
en la garganta de la luz.

Ahora somos, por fin,
los ángeles caídos que ha perdonado Dios.

Los insaciables dueños del verano.


Miguel Ángel Bustos



. Miguel Ángel Bustos . Buenos Aires . 1932 – desaparecido .1976
..Imagen . Colette Saint Yves





.