ámame


.



Ámame como un giro equivocado en un camino malo tarde en la noche,
sin luna y sin un pueblo cercano y con un gran animal hambriento
moviéndose pesadamente a través de la maleza junto al camino.

Ámame con una venda sobre tus ojos y el sonido de un agua
herrumbrada que mana bruscamente del tubo en la cocina,
que gotea a través del piso de madera hasta el cemento caliente.

Hazlo sin preguntar, sin extrañarte y sin pensar en nada,
mientras la maquinaria está apagada y el vigilante desplomado de sueño
frente a su pequeño televisor que muestra el pequeño garaje,
los pasillos desiertos;
mientras los ladrones atraviesan la baranda con cortadoras de acero.

Arranca los botones de enfrente de mi vestido
y lánzalos uno a uno a la laguna donde los peces acechan justo debajo de la superficie,
moviendo sus frías aletas.

Ámame en la capota de una camioneta que nadie ha conducido en años,
hundida hasta el guardabarros entre hierbas y girasoles muertos;
y entre los lirios, tu boca en mi garganta blanca,
mientras las tortugas arrastran sus barrigas a través del barro lustroso,
a través de las huellas de fojas y patos.

Hazlo cuando nadie esté viendo, cuando los disturbios empiecen y se abran los aviones,
cuando el autobús salte a la cuneta y el conductor pise los frenos y el pedal se hunda hasta el suelo,
mientras alguien lanza un plato contra la pared y recoge otro,
ámame como un congelante trago de vodka, como pita pura,
ámame cuando estés solo, cuando estemos demasiados cansados para hablar,
cuando no creas en nada, escucha, no hay nada, no importa; acuéstate conmigo y cierra los ojos,
el camino dobla aquí, voy a subirle al radio y nos vamos a ir,
y no vamos a regresar mientras tú me ames,
mientras lo sigas haciendo exactamente así.


Kim Adonizzio



Pd. Kim Adonizzio (Washington  DC .1954)
Pd I. Music. Ai Du . Ali Farka Toure ** Imagen. Estergom